Una visita inesperada pero deseada

Jóvenes y Cachondas, Hetero, Maduritos Interesantes. Habíamos charlado en muchas oportunidades de esa fantasía, que vinieras sin avisar y que tuviéramos un encuentro real y apasionante.


No pensé que te animaras hasta que vi parada a mi dulce amiguita de diecinueve años frente a la puerta esperando a que abriera, cosa que hice al instante.

Era una noche de sábado mas, el hotel como todos los inviernos, presentaba un vacío casi total salvo por un marinero, viejo y fiel cliente.

Habíamos charlado en muchas oportunidades de esa fantasía, que vinieras sin avisar y que tuviéramos un encuentro real y apasionante. No pensé que te animaras hasta que vi parada a mi dulce amiguita de diecinueve años frente a la puerta esperando a que abriera, cosa que hice al instante.

No pregunte como llegaste ni por que, solo te mire a los ojos y eran mas hermosos que en las fotos que me habías mostrado entre los incontables mails que intercambiamos durante meses.

Luego de ese instante de silencio y de observarnos te abrace cálidamente para luego escuchar como dulce e inocentemente dijiste una palabra: “vine”

Y nuestros rostros que estaban muy cerca por el abrazo se unieron mas para fundir nuestros labios en un beso tierno, cálido y prolongado.

Era el primero de los muchos que imaginaba y deseaba darte esa noche, pero antes te tomé de la mano y te conduje al sillón de dos cuerpos que hay en la recepción, donde te volvi a mirar a los ojos y pregunte “estas segura?”

Tu respuesta llego de la mano de un beso profundo, donde nuestras lenguas se reconocieron y jugaron salvajemente mientras nuestras manos comenzaban una lucha sin cuartel para acariciarnos, tocarnos, recorrernos y desnudarnos rápidamente.

Te dije al oído “sos mas linda en persona Ro…” pero colocaste un dedo para callar mi boca y dijiste “no soy Ro, hoy soy tu putita y vos mi papito”, tras lo cual continuamos besándonos y recorriéndonos, donde nos descubrimos calientes, vos tocaste mi bulto y yo acaricie tu conchita metiendo mi mano bajo tu mini.

Enseguida me miraste y desabrochaste mi pantalon y abriste el cierre para dar con ese premio que buscabas. Lo acariciaste lentamente, un delicioso subi baja que casi me hace explotar y antes que bajes te detuve, me miraste sin entender hasta que dije a tu oído “hoy serás vos quién goce como nunca”, tras lo cual nos desnudamos mutuamente y te recoste sobre el sillón. Me encanto quitar tu abrigo y ver que llevabas un remerita blanca pegada al cuerpo que marcaba perfectamente tus duros y pequeños pezones.

La cortina metálica nos separaba de cualquier mirada exterior pero nada lo haría del viejo marinero que dormía y quizás eso le puso mas adrenalina a todo. Subí con mis labios desde tus pies, pasando por tus bien torneadas piernas besando cada centímetro de ellas, hasta llegar a tu tanguita de encaje, esa con pequeños voladillos que te hacían mas inocente y mas putita esa noche.

Roce con mi lengua tu botoncito y un escalofrío recorrió tu cuerpo haciéndote morder los labios para no gemir, algo que no pudiste evitar cuando lamí lentamente tu cuevita… Y volvi sobre mis pasos para subir por tu pancita hasta llegar a esas dos montañitas coronadas por dos pezoncitos que se hicieron piedritas bajo mi lengua, mientras alternadamente mis manos masajeaban, apretaban y pellizcaban suavemente tus pechos para arrancarte mas gemidos.

Y subí a besar tus labios, a sentirte mía y a decirte al oído mientras mordisqueaba tu cuello “esta sera una noche inolvidable”. No hubo muchas escalas mi boca se dirigió a tu clitoris y lo halló sin problemas para rodearlo con mi lengua, para hacer vibrar tu cuerpo tal como sucedió instantes después cuando pase mi lengua por tus cerrados labios, cerrados pero muy calientes y mojados.

Y probé tus jugos mientras un dedo invadió tu intimidad, mientras explotaste por primera vez esa noche… Pero no te deje bajar de ese limbo, mi boca siguió prendida a vos, mi dedo se hundió sin descanso una y otra vez, para que luego mi lengua rodeara y excitara tu botoncito, para sentir tu respiración entrecortada, sentir tus suaves gemidos a flor de piel y sentir tu cuerpo que se tensaba como presagio de esa dulce y extenuante explosión que te envolvió y lleno mi cara y mi boca de tus jugos.

Ahora si te deje descansar recostada en mi pecho, mientras acariciaba tu espalda, mientras te daba seguridad y esperaba que bajaras de ese olimpo del placer que creamos juntos. En un momento me miraste y tus labios susurraron un gracias y fui yo quién ahora te callo usando un dedo, pues del placer que te di eras merecedora desde hace mucho tiempo…
Pero ahi tu boca dibujo una sonrisa y tus ojitos se iluminaron y fue como si de pronto despertaras de tu letargo para besarme, para buscar mi cuello y para decir a mi oído “ahora quiero lo que es mio…”

Seguiste besándome y tu boca y tus labios jugaron en mis tetillas pero fueron solo segundos, pronto estabas arrodillada a mis pies con mi pija en tus manos y tu carita de putita a flor de piel, esa carita que le encanta a papi, a tu papi de treinta y ocho años, ese hombre maduro que hacias calentar por las tardes en las charlas del msn…

Y ahora querías todo y papi te lo daría… mmmm que placer sentir tu lenguita jugar con mi cabecita, recorrer mi tronco duro, chupar mis huevitos y meter todo lo que podías en tu boca. Era enloquecedora la pasión que ponías, las sensaciones que me provocabas y que inevitablemente lograrán una cosa que ambos queríamos.
Te dije que era alucinante, que eras la mejor, que me matabas de placer y por ultimo te hice esa pregunta que esperabas ansiosa “queres mi lechita mi bichito?” “si papi, toda” fue tu respuesta y explote en tu boquita sin mas.
Tomaste cada gotita y las tragaste con un placer que me hizo enloquecer y seguiste lamiendo hasta que perdi mi rigidez… Nos besamos compartiendo nuestros sabores, nos abrazamos dándonos cariño y nos miramos como dos enamorados…
Asíestuvimos un rato, hasta que te tomé de la mano y te llevé a una habitación porque la noche era muy larga y recién empezaba para nosotros…
Esa es la segunda parte de este relato.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por marplatense38

Hola a todos, he sido o mejor dicho soy un lector asiduo de esta página desde hace varios años... Con lapsos en los que no me conecto pero si con bastante continuidad y ahora intentaré relatar mis experiencias y mis fantasias para compartirlas con ustedes... Espero les gusten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *