Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 1)

cronicas homosexual

ASÍ CUMPLÍ UNA DE MIS FANTASIAS

Debo empezar diciendo que no soy de Bogotá Colombia, en mi ciudad natal (la cual no pienso revelar) hay unos cuantos SPAs y Saunas donde gente de todo tipo va a desaguar sus deseos, yo desde los 25 años había asistido periódicamente a estos lugares, y ese día salí temprano de mi trabajo para poder conocer algún sitio puesto que ya me encontraba radicado aquí.

Tras revisar una reconocida página de Internet me decidí por uno que se encuentra en Chapinero (para mi es el mejor de todos), camine desde mi casa hasta llegar al sitio y con un poco de nervios decidí entrar, me entendió un man de 23 o 24 años, alto, moreno, delgado, algo amanerado, esto último me desanimo un poco puesto que realmente estaba bueno, pague la entrada y camine a mis anchas, puesto la mejor manera de entrar a este tipo de sitios es con seguridad.

Al primero que me tope fue al masajista, un tipo de unos 34 o 36 años, alto, muy alto, de piel canela, barba de 4 o 5 días, casi rapado, musculoso a mas no poder, ojos verdes, con sus brazos completamente tatuados, me saludo y me ofreció sus servicios, le agradecí y me dirigí a mi locker.

Tras desvestirme y quedar en bóxer (usar toallas o taparrabos me da oso, nada con el buen bóxer) y cerrar el casillero, camine para reconocer el sitio y empecé a mirar a quienes podía ver, en ese momento eran las 2:30 pm por lo que casi no había nadie, así que sin más entre al sauna, en el habían 2 hombres, con la oscuridad del lugar me era difícil determinar cómo eran, estuve 10 minutos con los ojos cerrados, disfrutando del calor, escuchando como uno de los tipos gemía y trataba de no hacer tanto ruido, para mí era obvio el otro tipo estaba haciéndole una felación (mamada), abrí los ojos y efectivamente, se percibía la silueta de uno de los tipos de rodillas como si le estuviera pidiendo algo, con su cabeza en la entrepierna y haciendo un movimiento que me fue fácil identificar, me levante, mi tour debía continuar.

El siguiente sitio a visitar fue el área de videos, en ella habían 5 o 6 sillas playeras y en ella un mansito de unos 22 años, blanco, se estaba masturbando mientras en el Tv. pasaban un video de dos acuerpados culeando a pelo, lo recuerdo bien porque para mí fue lo primero que pude notar, voltee para observar al mansito y este me miraba mientras me hacía gestos con su cara: “¿quieres?” es lo que pude traducir de esa expresión y ese movimiento de cabeza, lo siguiente fue mirar su pene, un falo de carne de unos 19 cms, cabezón, venoso, pero lo que más me llamo la atención era el vello púbico que tenía sobre su miembro viril, en lo personal me encantan los manes velludos y este estaba en su punto, pude observar que había una entrada a un pasillo con otras 4 entradas y pude ver que ahí quedaban las cabinas, así que me aventure, tal vez podría haber alguien más allí, registre los 4 espacios pero estaban vacíos aunque un fuerte olor a sexo, calor, sudor y límpido invadía el lugar, al dirigirme a la salida el tipo ya estaba esperándome en la entrada, camine como si no hubiera nadie y este me toco el paquete y luego el trasero.

– hola, como vas

– bien, gracias -respondí

– que, ¿no le gusto?

Asentí con la cabeza, y seguí caminando, el me cogió de la muñeca y me trajo hacia él.

– pero venga, ¿no quiere?, mire como estoy

– qué pena, ahora no -la verdad estaba poco seguro, tentado pero poco seguro de querer hacer algo en ese momento

– pero ¿por qué?, se nota que le gustan así -el man insistió

– ahora no, gracias -me zafé de su agarre y salí de ese cuarto abriendo la puerta de vaivén, tras de mi sentí como otra persona salía, así que baje la escalera sin siquiera voltear.

Justo al llegar abajo vi aquella piscina romana que funcionaba como jacuzzi también, me quite las sandalias (chanclas) y me metí, pude ver como el mansito seguía su camino mirándome, estuve un tiempo disfrutando del agua caliente, las burbujas, mirando los videos musicales que pasaban los dos televisores de la cafetería y el área de descanso, vi como otros 3 hombres entraban a la piscina, dos de ellos eran pareja, hablaban, jugueteaban, se besaban, por un momento sentí algo de celos, tras unos 15 minutos salí de la piscina, sentía frio, así que mi siguiente pensamiento fue entrar al turco, el cual se encontraba junto a la cafetería.

Al entrar un golpe de vapor muy caliente me hizo reconsiderarlo, realmente era muy difícil respirar con tanto vapor, sentía la cara caliente, pero quería ver que había allí, vi a una 4 personas sentadas pero en cuanto entre uno de los manes se levantó y salió, yo me quede mirándolo pero el man ni me determino, -es una diva- dije en voz baja, entre y me senté pero no pude durar allí mas de 3 o 4 minutos, me levante rápido, abrí la puerta y salí.

Un poco frustrado decidí subir al cuarto de videos, al llegar no había nadie, así que me senté en la silla donde aquel mansito estaba sentado, y empecé a mirar los videos que pasaban, me estaba masturbando, cuando entro, no lo podía creer, era morenito, de 1.30 de alto, de unos 34 o 36 años, era una persona pequeña (un enano).

Aquella era mi fantasía desde que tengo memoria, me quede quieto, el man entro, miro hacia todos los lados y caminos hacia las cabinas, luego salió, y se sentó justo al otro lado de la sala, empezó a masturbarse bajo se taparrabo, en realidad no me importaba, el man estaba ahí.

– como que hay poca gente, ¿no?

– sí, pero es porque es temprano -no lo podía creer, el man me estaba hablando, y de acuerdo a mi experiencia ya sabía que iba a pasar algo, no podía desperdiciar esa oportunidad.

– uy sí, me toco pajearme aquí, y usted que ¿no se va a pajear?

– si, en esas andaba, pero llego usted y me dio como pena

– ¿pena porque?, tan bobito, mastúrbese tranquilo

Me levante y camine hasta la cabina más metida al fondo, no sin antes mirarlo, el man me siguió, yo estaba nervioso, entre a la cabina y me acosté en la cama de lado, el man entro y se sentó a mi lado.

– Hola mucho gusto soy C*****o A****s, tengo 29 años -me presente.

– yo me llamo Ariel, tengo 34 años

– bueno ahora si me podemos masturbarnos

– pero sería chévere si Ud. me ayuda y yo lo ayudo

No lo dude ni un minuto, levante ese taparrabo, tenía el pene de unos 17 cms, lampiño, las huevas eran pequeñas, pensé que para ser enano lo tenía de un tamaño considerable, toque su pecho sus piernas, lo acosté en la mitad de la camilla y mientras mis manos recorrían su pecho, su abdomen, su cola yo procedí a mamársela, empecé por los testículos, olían delicioso, les pegue dos lamidas y empecé a subir por el falo de carne, el man empezaba a respirar profundo, comencé a besar su tronco, era venoso y estaba frio, las manos de Ariel tomaron mi cabello, buscaban que chupara por completo, pero yo me resistía quería extender el momento, subí por el pene y con la punta de la lengua lamí e frenillo, Ariel se estremeció y suspiro, no lo hice esperar más y comencé a besar el glande, era más ancho de lo normal, rosado, liso; abrí mi boca y metí toda su verga en mi boca, llegaba hasta la garganta, como ya tengo practica no tuve tantas arcadas, Ariel gimió, medí con las yemas de mis dedos cuanto faltaba para tenerla toda dentro, eran 2 dedos de distancia, hice más esfuerzo y a pesar de que me daban arcadas logre meterla toda.

– uffff, que rico güevon, como lo chupa de rico

Ariel tenía los ojos cerrados y empujaba con sus manos mi cabeza para que me la comiera toda, la saque de mi boca, chupe la saliva que había dejado en su pene, la metí de nuevo en mi boca y comencé con un movimiento de sube y baja, subía, bajaba, subía, bajaba, Ariel gemía de placer, cacheteaba mi rostro.

– eso, perra, ufffff, chupe más, chupe más, que rico, eso

Cada vez cacheteaba más duro, a tal punto que tuve que detenerme.

– Que pena parce, disculpe

– Tranquilo

Me dolía la cara pero no quería incomodarlo ni un poco, iba a cumplir la fantasía fuera como fuera.

Al cabo de unos 6 o 7 minutos, me dijo que me detuviera, puesto que sentía que iba a venirse y el no quería, se incorporó, y me dijo que me acostara, así lo hice, me quito el bóxer, olio mi verga que estaba erecta (no la tengo muy grande, solo mide 16 cms).

– Uffff, la tiene de tamaño que me gusta, ni muy grande ni muy pequeña

– ¿Ahhh siiii?, ¿y que va a hacer con ella?

La tomo con sus manos y comenzó a chuparla de una, su boca estaba fría y húmeda, lo hacía con tanta habilidad que me sorprendió, tome su cabeza y lo forzaba a que la chupara, Ariel gemía mientras subía y bajaba, succiono con fuerza para dejarla seca, exhalo, – que rico parce -, volvió a meterla en su boca y comenzó a subir y a bajar, en un punto sentí que si labio tocaban mis huevos, la había metido toda en su boca, se quedó 10 o 15 segundos con mi ene hasta su garganta, la saco de su boca y se dirigió a mí, me dio un beso, yo lo seguí, mientras nos besábamos sentí como ya 2 personas estaban en la entrada de la cabina, se estaban masturbando, no sabía desde cuando estaban ahí pero no le di importancia.

Me levante y lo alce (Si lo alce, yo también me sorprendí), lo acosté boca abajo, sin decir nada, con mis manos le abrí el culo, lo tenía lampiño y estaba húmedo y dilatado, sin pensarlo dos veces metí mi cara en ese ano.

– Uffff, que rico parcero, eso, chúpeme el culo

Sin chistar comencé a darle lengua, de arriba a abajo, Ariel gemía, yole escupía el hoyito, chupaba, lamia, mordía suavemente y dedeaba mientras le apretaba las nalgas, revise y las tenía rojas, de seguro le iba a quedar marca, pero continúe así por unos 3 o 4 minutos, cuando sentí que su culo ya estaba abierto le empecé a meter la lengua, Ariel con su mano empujaba mi cabeza, quería que yo entrara del todo, luego de unos 6 o 7 minutos de estar metido en ese culo, de haberlo dejado lubricado, tome mi preservativo y se lo di, Ariel se voltio, lo destapo y me lo puso con la boca, eso me excito.

– Acuéstate

Así lo hice, Ariel se sentó sobre mi pene erecto mientras gemía, me quede quieto mientras esperaba que él se acomodara y lo introdujera completamente, en realidad no quería lastimarlo, puesto que mi pene tal vez no sea largo pero si grueso, luego sentí como empezaba a mover su pelvis y su mano masturbando su pene, recogí mis piernas, mis manos tomaron su cintura, eleve un poco su cuerpo y empecé a darle estocadas, el gemía mientras se masturbaba, luego de darle así por unos minutos lo atraje hacia mí, lo abrace, acostado, con uno de mis brazos atrape su espalda mientras con mi otra mano tome su culo, lo eleve un poco y con toda la fuerza que pude le empecé a dar por ese culo, estaba apretado, cálido a diferencia de su boca, Ariel intentaba masturbarse pero no lo deje, Gemía fuerte, para callarlo un poco lo bese, mis manos alternaban entre cabeza, espalda, cola, dejo de besarlo y miro como el tipo de la primera vez entra a la cabina, espere a ver que hacía o decía Ariel.

Realmente me sorprendí cuando vi que comenzó a chupar el pene de aquel mansito mientras yo lo penetraba, la verdad me daba morbo así que seguí como si nada, el mansito nos dijo que nos corriéramos hacia abajo de la camilla, así lo hicimos, y se hico en donde antes yo tenía recostada la cabeza, puso su verga entre nuestras caras.

– chupen

La escena aun me produce erecciones, luego de unos 10 minutos dándole en esa posición Ariel se incorpora y rota sin siquiera sacar mi pene de su culito, quedamos en la posición en 4, y me pidió que le siguiera dando así, mientras que le dice al otro man que lo ponga a mamar, si estábamos cuando el mansito se levanta y dirige su verga a mi cara, sin más comencé a chupar aquel pene que quería chupar en un principio pero que me daba un poco de nervios, me gustaba que era velluda y grande.

Cuando iba a volver a cambiar de pose veo que el mansito se pone el condón y me corre del culo de Ariel, le abre las nalgas, le escupe en el culo y se la mete de una, Ariel grita, en verdad eso me pareció bastante basto aunque después de detallar a Ariel parecía gustarle, empezó a darle con tal fuerza y rapidez que se escuchaba como aplaudían sus nalgas con la pelvis del mansito, me quito el condón y pongo a chupar nuevamente mi verga a Ariel, de repente Ariel deja de chupar y gime fuerte, comienza a contorsionarse y eyacula sobre la sabana, el mansito sigue dándole como si nada, lo nalguea, le abre bien las nalgas y sigue dándole.

– sáquela parce, me arde -le dice Ariel con expresión de dolor.

– aguante, que aún no me vengo -el man sigue el mete y saca ahora con más rapidez.

– parcero cuidado lo lastima -le dije bastante serio para que dejara de penetrar a Ariel.

– entonces venga usted

– Bueno hágale -le dije para que dejara de penetrar a Ariel.

El mansito se quita el condón y se pone otro que traía, me unto saliva en mi ano y me pongo en pollo asado.

– Uffffff, que culo parcero

– hágalo despacio -le digo de forma seria

– Tranquilo

– ¿Usted cómo se llama?

– Johan ¿y usted?

– C****o, un gusto

– Igual

Johan pone su pene en mi esfínter en empieza a meterla, la tenía gruesa, dolía al meterla, pero lo consigue, y lentamente empieza en movimiento, me sorprendió, no parecía el bruto que se lo había metido antes a Ariel, que por cierto se había salido de la cabina hacía ya un par de minutos sin siquiera despedirse.

Cuando ya había encontrado el ritmo, Johan empieza a subir la velocidad, nos besábamos, yo gemía suavemente, el man deja de besarme y pone su oreja cerca de mi boca, yo sabía que era lo que buscaba.

– Ohhhhh, Johan, eso cógeme el culo -parecía que eso lo excitaba.

– Si papito, yo me lo voy a coger todito

– Si papi, dame más

Johan se incorpora y mientras me penetra en pollo asado me masturba, para evitar venirme lo abrazo y lo beso de esta forma ya no puede masturbarme, Johan excitado me aprieta fuerte contra él y me da con más intensidad, se retira, toma mis piernas con sus manos y mueve su cadera con ritmo, en la puerta están 2 maduros masturbándose, él nos ignora y sigue follandome.

– vengase C****o

– ¿ya se va a venir?

– vengase usted primero

Me empiezo a masturbar y al momento chorros de leche salen hacia mi pecho, y abdomen.

– Esooo, uy que delicia, ahora espere…

Johan saca su verga de mi culo y se quita el condón, va hacia mi cara y empieza masturbarse.

– abra la boca

Abro mi boca y siento como chorros calientes de semen inundan mi boca, exprime su verga, y en mis labios limpia lo que tiene en los dedos, vuelve la posición anterior y me besa, bebe su propia leche mientras yo bebo también, baja por mi abdomen, con la lengua limpia mi semen y luego sube pues quiere que también yo lo beba.

Nos limpiamos, Johan se despide y salimos de la cabina, en otras dos hay dos parejas follando, yo me quedo mirando a una de ellas donde el activo tiene un culo enorme y esta follandose a un chico como de unos 19 o 20 años, delgado.

– ¿quiere otra vez?

– noooo, solo quería mirar

El resto de la tarde paso sin novedades, hubieron otros 2 tipos que estaban como querían pero yo estaba exhausto y tenía mi culo ardido, al momento de estar alistándome para salir veo que entra un compañero de trabajo, él se da cuenta y como que se apena, mientras me visto, veo que se acerca.

– C****o, ¿Usted que hace aquí?

– Encuestas huevon, pues que más vine un rato a distraerme, marica no pensé que Ud. fuera gay

– Bisexual, y usted que, ¿ya culeo?

– Si marica, ya voy de salida

– quédese un rato, no me deje solo

– Ay no, pobrecito, además no quiero dañarle el polvo

– tan bobo, además usted que sabe si Ud. sea el polvo

– ¿como?

– Nada, tranquilo, estamos hablando

– mañana nos hablamos

Salí de aquel lugar con la duda, la incertidumbre, pero bueno, total pude resolverla, claro está que eso lo sabremos en la próxima oportunidad.

Escrito por PervertUnlimits


NOTA DE AUTOR

Gracias por leer este y los próximos relatos, agradecería leer tus comentarios, y ver las calificaciones así me permiten mejorar en la redacción de dichos relatos.

Quiero conocer tus opiniones y criticas, en lo posible constructivas.

Cordialmente,

Puedes leer más relatos del autor: PervertUnlimits

¡Comparte!

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *