Manoseada en el micro, Soy Lizette I

Hetero, infidelidad.

Que tal mi nombre es Lizette, mi edad…mhhh..no creo que sea necesario decirle, pero si les diré, que soy una mujer joven, sin hijos y con diez años de casada, me describiré un poco antes de continuar, mido como 1 60 de cabello negro. Uno de mis mayores atributos son mis piernas, según mis amigos me dicen que están bien torneaditas y acariciables y según mis amigos dicen que también tengo unas nalgas bien sabrosas, que mis nalgas son un hermoso corazoncito, tal vez se pregunten por mis amigos se expresan de esa manera de mí, pues por la sencilla razón que desde hace algunos años le he comenzado a poner el cuerno a mi esposo. Como y por qué es otra historia, ahora solo me basaré en contarles algo que me ocurrió hace unos días en el microbús.

Fue un viernes y mi esposo se había ido de viaje e iba a estar fuera hasta el lunes, así que yo me quede en casa, así es, me quedo en casa, en plan de esposa abnegada. Bueno supuestamente eso cree mi esposo.  jijijijiji… ya que por lo regular cuando él se va yo salgo con algunas amigas a tomar la copa y ver si encontramos galán o de plano, me voy al hotel con  algún amigo,  pero ese día no, todas mis amigas tenían cita y mis amigos, pues estaban con la esposa o de farra, así que estaba sola y aburrida en casa, cambiaba la tele de un canal a otro, en sí no veía nada en especial, así que me desesperé, fui a la cocina, me preparé un trago y me fui hacia el ordenador, y comencé a navegar, entre al historial de mi esposo y no había mucho que ver, cosas de su trabajo, redes sociales, y pornografía, pasaba de una pagina a otra y después de casi una hora de pornografía y tres vasos de whisky, me tope con una pagina de vídeos, pero no eran solamente pornográficos, eran de voyeour y de arrimones, si así es, algunos eran actuados pero otros eran de parejas que se manosean en el metro o en algún transporte publico, así que continué viendo más y más vídeos de esos, y tomando otro y otro whisky, hasta que una idea se me vino a la cabeza, supongo que por el calor del alcohol o no se, pero una calentura tremenda me inundaba.

En ese momento deseaba ser una de las chicas de esos vídeos, sentir la mano de otro hombre o de alguno de mis amigos recorrer mi cuerpo mi trasero, mis piernas, quería..no..!! más bien necesitaba ser acariciada, deseada, manoseada, y sin pensarlo mucho me fui a mi cuarto y comencé a buscar entre mi ropa algo para la ocasión. No deseaba verme mas puta de lo que se necesitaba, solo enseñar lo necesario y me decidí por un short corto de mezclilla que me llega a medio muslo y que me queda bastante ajustado y como me acababa de depilar esa mañana, mis piernas lucían bastante bien. Me lo puse y me mire al espejo, no es por ser presumida pero mis piernas lucían en todo su esplendor, como dicen algunos de mis amantes y de arriba, como era todavía bastante temprano me decidí por una playera de color crema algo holgada, y unos zapatos de tacón, una vez lista me serví el ultimo vaso de whisky, tome mi monedero y Salí a la calle, el día estaba bastante soleado, como les decía era viernes pero no había mucha gente en la calle, y comencé a caminar lentamente, nadie notaba mi vestimenta, de echo vi muchas chicas vestidas como yo o hasta mas provocativas, eso me dio mas confianza, mi idea era subirme al metro, pero me quedaba mas lejos, así que llegue a la avenida donde pasan los microbuses y pareciera que cuando una esta decidida se le dan las cosas y el primero que paso venia con algo de gente en su mayoría hombres, rápidamente lo aborde y vi. que no había lugares, así que me quede de pie, y el micro comenzó a avanzar y únicamente., algunos hombres entre jóvenes y grandes se me quedaban viendo, pensé que no tenia cazo continuar, el micro no se llenaba como yo lo quería, y me disponía a bajar cuando pasamos por un deportivo y vi. que había bastantes jóvenes en la parada, al parecer venían de algún partido ya que todos traían la playera de el mismo equipo, el microbús se detuvo y el chófer abrió la puerta de atrás y rápidamente todos los jóvenes comenzaron a subir por las dos puertas, llenándose el microbús de inmediato y yo., fui empujada casi hasta En medio del micro, quedando rodeada de hombres en su mayoría jóvenes, había uno que otro maduro, pero eran pocos, el micro cerro sus puertas y continuo avanzando, los jóvenes venían bastante eufóricos uno de ellos traía un trofeo y venían riendo y festejando, voltee hacia los lados y me di cuenta que tenia a varios jóvenes a mi lado y frente a mi una señora, el micro continuaba avanzando, y unas calles mas adelante la señora se levanto y comenzó a acercarse hacia la puerta, y de inmediato uno de los jóvenes me empujo y con un “con su permiso señorita” se sentó frente a mi y me miro de arriba hacia abajo para después soltar una risilla entre dientes,

Eso me hizo pensar que ya me habían notado, pero me hice la disimulada, el micro continuo avanzando pero ya no subió mas pasaje, supongo que venia hasta el limite así que el chófer cerro las puertas y continuo de frente, pasaron algunos minutos y el trafico de las dos de la tarde hizo que el micro comenzara a ir a vuelta de rueda, y el chófer solo bajaba pasaje, ya no subía mas, y los jóvenes seguían con su pequeño alboroto, voltee de nuevo hacia los lados y no me había dado cuenta que los jóvenes ya me habían rodeado y yo estaba en medio de ellos, y lentamente comenzaron a acercarse mas hacia mi, casi rozándome, sabia que faltaba poco para que uno se atreviera a tocarme, así que me deje llevar y cerré mis ojos, tratando de imaginarme donde me iban a tocar primero, serian las piernas..? mi trasero..? o de plano seria como en el video, alguien me iba a arrimar su pelvis, venia imaginando eso, cuando a los pocos minutos., sucedió, comencé a sentir como alguien posaba su mano sobre mi pantorrilla por la parte de atrás, la sensación hizo que abriera mis ojos rápidamente y pegara un pequeño brinco, pero eso no le importo al que me venia manoseando, ya que no quito su mano, así que decidí quedarme quieta para que continuara,y así fue., después de que posara su mano sobre mi pierna y la dejara quieta durante unos segundos comenzó a frotar mi pantorrilla, podía sentir como su mano subía y bajaba lentamente y como vio que no me movía sus caricias se hicieron mas obvias ya que después comenzó a frotar toda mi pierna, y yo permanecía completamente quieta, únicamente voltee ligeramente hacia los lados y los chicos únicamente se quedaban viéndose uno a otro, ya se habían dado cuenta de que su amigo me estaba acariciando, así que volví a girar la cabeza, de pronto aquella mano se retiro., pensé que había desistido, pero no, sentí un lijero empujón y después sentí como me sujetaban ambas piernas a la altura de la pantorrilla y comenzaban a subir y bajar lentamente., acariciándome las piernas por completo, a estas alturas ya se habían dado cuenta que no oponía resistencia, así que uno de ellos se acerco a mi oído y me dijo,

– como te llamas preciosa

Trague saliva y voltee ligeramente la cara y le dije

– Lizette,

No me respondió y solo volteó hacia abajo y yo de nuevo volteé mi cara viendo hacia la ventanilla, el que me estaba acariciando ya se había apoderado completamente de mis piernas, sus manos subían y bajaban rápidamente, me acariciaba y me apretaba las pantorrillas y mis muslos, provocándome ligeros espasmos, y de pronto pararon las caricias y de nuevo un empujón, ahora era otro el que tomaba el lugar detrás de mi, este poso sus manos pero lo hizo directamente sobre una de mis piernas y el que estaba delante también se animo a participar, y tomo mi otra pierna con ambas manos, ahora tenia a un chico detrás y a otro adelante manoseándome y el micro continuaba su marcha a vuelta de rueda., el calor se había echo casi sofocante, los dos chicos estaban dándose vuelo con mis piernas, sus manos subían y bajaban recorriéndolas por completo, sentía como ambos me apretaban las pantorrillas y los muslos y después de unos minutos, de nuevo las caricias, pararon sentí otro empujón y volvieron a cambiar lugares, ahora tenia frente a mi a otro chico que de igual manera sujeto mis piernas y las caricias comenzaron de nuevo, a estas alturas los espasmos se habían echo ya mayores, las piernas me temblaban y tenia los ojos entre cerrados, y mis piernas eran acariciadas y apretadas a placer y de nuevo se detuvieron, sentí el empujo y otros dos chicos se acomodaban y las caricias continuaban, y de pronto alguien me susurro al oido,

– Lizette acaricie tus piernas y las tienes bien duritas, estas bien buena,

Sus palabras me hicieron sonrojar, así que solo baje mi cara y guarde silencio, y las caricias continuaban, ya había perdido la cuenta de las veces que se habían turnado para acariciarme, yo solo cerraba los ojos y me dejaba manosear, hasta que de pronto las caricias de nuevo pararon, pensé que iban a cambiar de lugar, una vez más,  pero no, sentí como alguien tomaba mi brazo y lentamente lo comenzaba a llevar hacia abajo, me resistí un poco pero me dijo,

  • Tranquila lizette ya mero nos bajamos,

Así que no opuse resistencia, después tomo mi mano y sentí como apoyaba su verga sobre mi palma mientras me decía,

– mira como nos has puesto lizette, ahora nos tienes que sacar la leche a todos,

.- hheee..ssiisiii.. como ustedes quieran, -respondí-

Y comencé a frotar aquel miembro durante unos segundos, hasta que de pronto sentí como su semen comenzaba chorrear por mi mano, y sin decir mas, otro tomo su lugar y de nuevo comencé a masturbarlo, este estaba ya bastante erecto, así que no tardo mucho en que de nuevo mi mano se viera llena de semen, se aparto y otro tomo su lugar y de nuevo comencé a mastúrbalo,  y también a los pocos segundos mi mano volvía a chorrear de semen, inclusive llegue a sentir como el semen había salpicado mis piernas y comenzaba a escurrir, hasta llegar a mis tobillos, y de nuevo perdí la cuenta de los que había masturbado, hasta que de pronto uno de ellos grito,

– Vamonos Equipo

Y sin decirme mas, fui empujada hasta las escaleras y casi cargando me bajaron los escalones y sin darme cuenta ya estaba sobre la acera, el micro cerró sus puertas y los chicos echaron a correr hacia el metro, yo me quede parada con la mano y las piernas llenas de semen, trate de despabilarme lo mas rápido que pude y comencé a caminar, me metí en una calle algo sola y pude ver que una de mis piernas estaba completamente llena de semen, grandes manchones cubrían mi short, me limpie un poco y tome un taxi, ya en casa me desnudé por completo y pude ver que no solo se habían masturbado en mi mano, también me habían llenado de semen la parte de atrás de la blusa y del short, no me había fijado en eso, había terminado embarrada por completo, me metí a la regadera y mientras me bañaba pensaba en lo ocurrido y me sentí satisfecha,

Después les seguiré contando mas historias de mis infidelidades, soy Lizette, hasta luego….

 

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *