Mi cuñada Kro

¡Comparte!

Buenas noches amigos de Marqueze. Leo sus relatos desde hace algún tiempo y quiero compartir con ustedes lo que sucedió con mi cuñada hace mas de 7 años. Sé que muchos de los relatos escritos por ustedes son verdaderos debido a mi propia vivencia. Inicio describiendo a mi cuñada para que se hagan una idea de ella: 1.60 de estatura, piel blanca, cabello liso color negro, unos labio carnosos, ojos color miel, senos redondos, nalgas muy lindas.

Hago un breve relato de como me hice cuñado de Kro. Estudié fuera de mi ciudad natal y conocí a Milena mi esposa; lo nuestro inició en la universidad como toda relación, me presentó oficialmente a su madre, a su hermana menor y a Kro la hermana de en medio (solo vivían ellas 3). Cuando las conocí Kro solo tenía 18 años y culminaba sus estudios en el Colegio.

Hice lo que todo novio suele hacer, visitar la casa, llevar chocolates, me hice amigo de mi suegra, de mis cuñadas, de los vecinos, etc. Después de finalizar la U, me casé con Milena y nos fuimos a vivir a mi ciudad. El primer año viví con mis padres; mi esposa y yo en una habitación. Ese mismo año mi cuñada Kro fue a visitarnos en navidad en una faceta que no conocía. La vi alegre, expontanea, colaboradora, etc. cosa que no vi mientras estuve de novio con mi esposa… ahí inició todo. Ella llegó a la casa de mis papás y se quedó con nosotros en la habitación… Ella dormía en un colchón al lado de la cama que compartía con mi esposa. Les confieso que jamás había visto a Kro con mala intención hasta esa noche. Me di cuenta que era una mujer hermosa, una piel blanca  suave y piernas que te hacen suspirar. Ya acostados, después de verla en ropa de dormir (short y franelilla), desde la orilla de mi cama, extendí mi brazo hasta su espalda e inicie un masaje, creí que se iba a molesta pero solo percibí su gusto (no dijo palabra alguna y no intentó retirar mi mano). Luego de sentir su piel, con mucho cuidado (para no despertar a mi esposa), me acosté a su lado levantando la franelilla y dejando al descubierto su espalda. Inicié unas caricias por todo su cuerpo, piernas, nalgas, espalda, alternando con besos. Lectores creí que iba a explotar con tanta excitación y miedo de que despertara a su hermana (mi esposa) pero para mi sorpresa se volteó boca arriba y susurrándome me pregunta: que le pasa se volvió loco? – Yo respondí que no me había dado cuenta de lo hermosa que era y que desde su llegada sentí que me había casado con la mujer equivocada y le confesé que me gustaba mucho. Ella no pronunció palabra pero de lo cerca que estábamos sentí sus latidos acelerarse y su respiración agitarse. Era el momento…! Levante su blusa con delicadeza hasta el borde inferior de sus senos y bese su ombligo y su abdomen mientras que mi mano acariciaba sus piernas. Seguí besándola y subí hasta sus senos y sus pezones, sentí como ella se estremecía, mientras que mi pene estaba erecto y a punto de explotar. Suavemente acaricié su vulva sobre el short y en ese momento nuestros labios se fundieron en un beso. (No se describir todas las sensaciones tan extremas por tener a mi esposa al lado: pero era 100% excitante). Seguí acariciando su vulva y besando sus labios y pezones y poco a poco metí mi mano encontrando su pantaleta mojada. Yo rápidamente, con mis manos, baje su short y pantaleta e inicié con sexo oral mientras me masturbaba para llegar y así lo hice pero sabía que después de eso tendría mucha fuerza para continuar con la faena. Lamí sus sexo y tomaba los líquidos que fluían de ella, jugué con su clítoris mientras se retorcía del placer, ella con sus manos tomó mi cabeza y presionaba para que no dejara de lamer, hasta que se vino con un temblor único. Seguimos besándonos, tomó mi pene e inició un sube y baja, yo seguí masajeando su clítoris y metiendo un dejo en su vagina, luego dos y tres dedos, ella subía y bajaba sus caderas con gemidos mudos.  Subí a ella, busqué la entrada a su sexo y suavemente penetré su sexo: húmedo, caliente. Inicié el mete y saca clásico y ella los gemidos bajo y cortados para no despertar a su hermana. Seguí el bombeo, alternando los besos y la mamada a los senos, busque su ano e inicie un masaje para dilatar su entrada, (al inicio no le gusto, pero finalmente accedió), introduje un dedo y seguí con el mete y saca. Luego de un rato me vine en su vagina llenándola toda. Al día siguientes las miradas fueron mas pícaras. Durante toda esa navidad casi todas las noches eran nuestras noches. Amigos de marqueze espero les haya gustado.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.