Peter y la Señorita X (2ª parte)

peter2 senorita

¡Comparte!

Recomiendo leer primero la Parte 1ª de Peter y la Señorita X

Continua mi relato despues de que Peter se llevo a la señorita x a su habitacion en el hotel camino real…

Y me quede ahí, platicando con un mesero y pidiendo más tequila, el tiempo me pareció una eternidad, hasta que el mesero con su plática me empezó a incomodar diciéndome que buena estaba la scort y de donde la sacamos., que ricas piernas, a lo que de golpe de dije…. no es ninguna escort…… es mi hermana. Y fue suficiente para dejarme solo.

Estaba tratando en no pensar que estaba pasando en la habitación de Peter, cuando llego otra botella de vino junto con la cuenta. Cuando medio enojado dije que yo no había pedido nada de eso, el mesero me dijo …. pero ella sí.

Estaba en la barra, me llamo y solo me dijo ” vamos por favor” pude ver que ya no llevaba sostén y me dijo que se rompió el baby doll,

¡¡¡¡Al pedir la camioneta, y abrirle la puerta pude ver otra vez sus exquisitas piernas con sus sexys medias y sus zapatos rojos Siempre bien arreglada!!!!

Una vez que arranqué y me fui super despacito, le pedí que me contará…. a lo que ella me dijo que solo bien…. y que lo había dejado dormido en su cuarto.

Pero eso solo duro como 20 min y su vino. y después ya no pudo volver a ponerse duro.

En fin…. en el trayecto Yo si seguía como burro y le empecé acariciando sus piernas, mientras que ella a boca de botella seguía dándole sorbos al vino.

Por el muy corto trayecto del hotel a su depa llegue y me estacione en la bahía de su edificio.

Me acerque y nos abrazamos nuevamente como en el bar a diferencia que ahora estábamos sentados y el abrazo duro mucho tiempo y de apoco podía oír su respiración nuevamente agitándose mientras seguían mis manos en sus piernas y su espalda.

Levanto su cabeza de mi hombro y me dio un rico beso (aun sabia salada su boca por la mamada que le había hecho a Peter), cuando llegue a su ropa interior de encaje negro, estaba super mojada, empezó a gemir muy pero muy cachondamente y me dijo que esto le excitaba sobre manera …. y que esto nunca pasó.

Me saque mi pene y nos empezamos a masturbar el uno al otro. No tardamos nada y terminamos.

Arreglo su ropa, se bajó de la camioneta, y se fue.

Esto es lo último que se de ella desde hace un año, creo que la cruda moral, todavía perdura.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.