PORTERIA (IV).

¡Comparte!

Pasaron unos días sin que el portero y yo tuviésemos contacto, salvo hacia una semana que saliendo yo con el coche me encontré la verga de Julio desnuda pegada a mi ventanilla, baje el cristal y empecé a chupar hasta que vomito su leche en mi boca, que sus eyaculaciones fueran tan abundantes y frecuentes tenían una explicación medica pues por lo visto padecía una alteración en el organismo productor de semen, así pues si no quería tener un insoportable dolor de huevos debía de eyacular mas de una vez al día y la cantidad de semen que dejaba ir era brutal, tanto es así que en una ocasión estuvo mas de 45 segundos sin parar de soltar chorros, el hombre casi se moría cada vez. Una tarde subió a casa estaba mi marido y pregunto por mi. Le traigo estas bolsa del súper señora.

Pase a la cocina Julio. Entro y estaba rojo como un tomate, lo achaque a que el no savia que estaba mi marido, pero al entrar en la cocina se dio un pequeño golpe y se quedó encogido con las manos en el vientre.

Que le pasa hombre? Uff que dolor me parece que van a estallar.

Pero que dice? Se ha hecho daño? Si señora un poco, usted ya me entiende.

Mi marido estaba en la sala acabando de recoger sus cosa para ir a una reunión cena que tenia, entro en la cocina diciendo: Adiós cariño me voy, le pasa algo Julio? No nada señor que me he dado un golpe con la mesa y eso ……duele.

Hostia si duele, que mala pata siéntese un momento hombre y descanse.

No señor ya esta no se preocupe.

Quédese cinco minutos hombre, bueno yo me voy que no llego, adiós amor.

Me dio un beso y lo acompañe hasta la puerta, yo estaba bastante nerviosa y el me dijo en voz baja: Que te pasa? Nada , nada el golpe que se ha dado el pobre hombre.

Ja ja dale un café y ya se le pasara.

Mi marido se fue y al volver a la cocina ahí estaba Julio medio encogido.

Tanto duele? Pues si bastante es que hace días que no….

Días? No me lo creo tengo entendido que por aquí no te faltan amigas y amigos.

Se puso rojo como un tomate .

Anda estírese encima de la mesa que le voy a hacer una cura.

Se estiro después de quitarse los pantalones, madre mía sus huevos parecían ernias parecía que iban a estallar, su polla a diferencia de otras veces estaba fláccida a causa del dolor, se la cogí con cuidado pero enseguida hizo una mueca de dolor.

Pero hombre como ha dejado que se pongan así? Cuanto hace que no? Tres días.

Pero no sabe que no puede estar tanto tiempo? Ya pero un día por otro no ha surgido y para cuando he querido mire como estoy.

Poco a poco empecé a acariciar su pene muy suavemente descapullandolo y entre gestos de dolor aquella polla empezó a crecer hasta ponerse dura, mi lengua empezó a degustar su glande mojado de liquido preseminal , seguí chupando con delicadeza sus huevos, estaban tersos y durísimos, entonces se paso por mi cabeza que cuando todo aquello explotase podría ser algo brutal, aquel pensamiento me produjo un escalofrío en todo el cuerpo y casi de inmediato note como se mojaba la tela de mi tanga, ahí lo tenia encima de la mesa un tanto indefenso a mi servicio, en la encimera de al lado tenia por "casualidad" un mortero untado en mantequilla de repostería, lo cogí y apuntado a su culo dije: Ahora le voy a sacar todo .

Clave el mortero en su culo al tiempo que me tragaba su polla meneándola con fuerza y succionando, el hombre soltó un alarido y de su glande empezaron a salir chorros de caliente semen, yo me aparte y lo miraba deje de tocarlo y observaba como sin parar borbotones de leche afloraban, el se convulsionaba y su polla seguía sin parar su vientre era un charco sus huevos estaban empapados y de su glande seguían saliendo sin fuerza pero sin parar cantidades de leche, yo miraba a unos centímetros y se me hacia la boca agua, pase mi mano por el charco de leche embadurnado todo su cuerpo y al final apreté suavemente sus testículos y al hacerlo como si de un globo de goma se tratase un fuerte chorro de leche salió directamente a mi cara, ahh que gusto no podía mas y sumergí su polla en mi boca chorros y mas chorros inundaban mi garganta, al separarme mi cara y mi pelo recibían inmensos chorros , nunca jamás en toda mi vida había visto ni había oído hablar de una corrida como aquella, el c

rono se paro en 1,30 minutos reales de eyaculación, fue tan brutal que cuando acabo mis zapatos estaban mojados de los líquidos que yo misma había dejado ir tuve un orgasmo tan lago como su corrida y sin tocarme, nada mas acabar me desnude y subiéndome encima de la mesa me coloque encima suyo y refregando mi cuerpo contra el de el lo embadurne de leche para a continuación ponerme encima en cuclillas y empecé una colosal meada sobre su pene, Julio parecía loco .

Mas mas aquí, aquí…….

Y acercándome a su cara dirigí los chorros hacia su boca que abierta buscaba y esperaba mi orín, casi cuando estaba acabando note como un caliente chorro mojaba mi culo y mi espalda, era el que con su enorme manguera empezaba su colosal meada. Acabamos en charco de líquidos estirados en el suelo completamente deshechos.

Autor: Anonimo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.