Sabado de Fiesta

¡Comparte!

Hola, voy a contarles una historia con la que yo alucine y espero que vosotros alucinéis y disfrutéis.

Esto sucedió un sábado de fiesta en una ciudad de España.

Aquel día habíamos salido nuestro grupo habitual de amigos, 5 chicos y 3 chicas, casi todos tenemos pareja, pero ese día solo 2 de mis amigos estaban con sus chicas.

Después de estar un par de horas bebiendo cubatas y fumando, decidimos ir a un bar de fiesta.

Yo estaba excitadísimo porque aunque tengo novia llevaba unas semanas con ella lejos y vaya que estaba a palo seco.

Todas las chicas que pasaban a nuestro lado estaban increíbles y yo me estaba poniendo malísimo, pero sin duda la que mas me gustaba era mi amiga Eva, una chica castaña, de ojos verdes, 1.70 de altura, una cara preciosa y un culo de película, de hecho lo único que no me entusiasma de ella es que esta algo delgada y tiene los pechos algo pequeñitos pero muy atractivos.

Llegamos al bar y después de seguir tomando copas yo empecé con la típica broma de amenazar con sacarme la polla, además aquel día me notaba que la tenia grande, uno de esos días q te levantas con fuerza y parece que el rabo te ha crecido de un día a otro.

– Ajajá, Jjijiji. Tío no jodas guárdate eso … Increpaban mis colegas.
– Anda Chavales, que es coña, no tengo nada fuera
– Que pena, dijo Eva … Desde luego era broma, pero era solo el principio.

Yo eché una risa de pícaro y seguimos bailando. Eva tiene novio, es un buen tipo, no tengo nada en su contra, pero ella al igual que yo estábamos un poco hartos de que nuestras parejas pasen bastante de nosotros y en ocasiones nos la hubieran jugado, en plan besitos y piquitos en fiestas con amigos, que luego no van a nada mas pero duelen.

Además los dos somos bastante atractivos y nuestras miradas y pensamientos se habían cruzado en varias ocasiones en el pasado.

La noche siguió pasando y como una media hora mas tarde y viendo el comentario de mi amiga me saque el troncho de verdad, estaba flácida pero debía medir unos 15 cm y tenia bastante grosor.

– Meca guarro jajaj, todo el día con la polla al aire
– Mira Eva, que este loco se saco la pija.

Eva no miro, es mas hizo como un gesto de poca gracia, pero para mi sorpresa según paso para ir a los lavabos paso una de sus manos por mi paquete desnudo riéndose disimuladamente sin que el resto de mis amigos lo percataran.

Quede mirando para ella y antes de entrar al WC cogio la pajita de su cacharro, toco la punta con la mano que había estado en mi pija y comenzó a beber chupando de la pajita.

Yo, incrédulo, no podía creerme lo que había visto y mi excitación se estaba haciendo latente en mi pene, enseguida me lo guarde para no dar el cante todo cebollón y porque  marchábamos del bar.

Salimos esperamos a Eva y los 8 continuamos caminando hacia otra zona de marcha, por el camino me entraron unas ganas locas de mear.
– Chicos voy a mear, si alguna se presta voluntaria para cogermela y menearme las gotuelas ¿?
– Jajaj… se rieron algunos, otros no dijeron nada.
– Yo voy contigo a ayudarte. me dijo Eva.
– Así me gusta, eres una buena amiga. le dije con una gran sonrisa de oreja a oreja.

Caminamos hasta una esquina un poco oscura, ella se puso a mi lado apoyada de espaldas a la pared, mientras yo sacaba mi pene para mear. Empecé a mear y ella solo estaba allí parada dándome palique, comentándome que estaba un poco hasta el culo de su novio, que era un gilipollas y que estaba despegadísimo con ella. Increíble, la misma situación que yo estaba viviendo.
Algo harto y entristeciéndome por lo que me estaba contando le dije:

– Que tía casi acabe de mear y no me has ayudado para nada.
– Jejej que cara tienes, como te voy a coger la pirulina mientras meas, es una guarrada.
– Jolín ni que te fuera hacer una lluvia dorada, le comente.
– Jajaj, que gocho que eres. Ni se me pasa por la cabeza.
– Estuve atento y le solté, que pena porque yo pensé que me habías acompañado para pasar a probar cosas nuevas, y yo me he puesto como una bestia en celo cuando me pasaste la mano en el bar.

Ella se acerco a mi, ya se veía en el rostro que estaba excitada, me quito mis manos de mi polla y me la sostuvo, ya llevaba un buen rato meando así que fueron pocos segundos pero al acabar me la empezó a sacudir de forma muy lenta y sensual. No aguante mas me tire a sus labios y le di un fuerte morreo recorriendo con mi lengua toda su boca, ella cada vez se ponía mas cachonda y me la meneaba con mas ganas. Le grape el culo bien fuerte y le dije al oído.

– Estos 18 cm de rabo donde los quieres.
– En la boca, hasta que te corras, luego tendrás que abrir más puertas.

Me guarde mi aparato la agarre de la mano y nos fuimos en busca de mi coche, tardamos unos 10 minutos, fuimos rápido y disimulando la excitación porque en la ciudad nos conoce mucha gente.

Cuando llegamos ella esperaba entrar en el coche, pero yo estaba muy excitado y quería montarla al aire libre además era verano y la noche estaba perfecta.

Me saque mi pene.

– Chupame la polla ¡!
– Bajo rápidamente hasta mi verga y se la metió en la boca. Unh, unh, Dios que ganas tenia, de comerte el rabo, decía salivando.
– Escúpeme en la verga puta ¡! Me recreaba con mi polla en su boca, se la metía hasta el fondo, pegando con mis pelotas en su barbilla, era increíble como caía saliva de mi miembro. Solo la sacaba de su boca para abofetearle la cara a poyazos.
– Abre la boca que voy a darte un bso húmedo, ella abrió la boca y quedo a la expectativa. Le puse mi capullo en el labio inferior y escupí en su boca abierta, entre la excitación que ese acto le produjo y la masturbación del clítoris q ella misma se estaba regalando tubo el primer orgasmo.
– Te gusta eeeh!! Zorra, prepárate porque vas a probar algo nuevo! Le empuje la frente hacia arriba con una mano con la otra sostuve mi pene y le pedí que abriera la boca lo mas que pudiera, poco a poco fuy metiéndole la verga hasta que la trago por completo, cogí mis pelotas y hice fuerza para introducírselas, entre el grosor de mi pene y la cojonada, ella lo estaba pasando realmente mal, le caían lagrimas, pero aguante unos 10 segundos con mi pene en su boca, ella me miraba y yo le escupía en la cara. Que zorra eres, me encanta veros así, le decía acordándome de mi chica. Estaba súper excitado y sabia que no tardaría en correrme, así que se la saque de la boca y le restregué por la cara todo el falo junto a la saliva suya y la mía procedente de mis escupitajos.
– Pon cara de puta que voy a pegarte un lecherazo en esa cara de princesa que tienes.
– Vamos hostias cabron córrete en mi boca.
– Llene su cara y tape su boca con mi semen, ella trago lo que le callo en la boca y se limpió la cara con un clínex. Que cojones haces Eva, para que te limpias ahora vas a probar otra cosa nueva.
– Que mas quieres que te haga con la boca si ya me la has follado.
Empecé a mear echando pequeños chorros a su lado sin apuntar a ella.
– Que, no lo piíllas ¿? Hoy eres mi puta.
Para mi asombro ella río y se introdujo mi miembro ya algo flácido en la boca mientras yo meaba, ella tragaba y lo que no era capaz de tragar le caía en su vestido.
Acabamos y dijo,
– Joder no me puedo creer lo que te estoy haciendo, no se como haces para conseguir que te hagamos estas guarradas, porque Yuli ya me había avisado de cómo eras follando y recreándote.
– Ajajá. Yo tampoco se muy bien, pero ahora voy a pasar a tu culo, date la vuelta y levanta un poco el vestido.
Ella se incorporo y poniéndose a cuatro patas encima de una manta mía que siempre llevo en el coche me dejo su culo bien levantado y accesible.
– Joder Eva, no te imaginas cuantas veces me he pelado la banana pensando en follar tu culo.

Acto seguido empecé a comerle el culo, algo que solo había hecho antes a mi chica Yuli. Para acabar con la comida de culo, le eché un buen escupitajo en el ano y en la boca.

– Bien prepárate que te lo voy a dilatar!!
– No, No, mete tu polla ya, quiero sentirla bien en las paredes de mi recto.

Le pegue una nalgada y puse mi punta sobre su ano, hice bastante fuerza incluso me dolía a mi pero tire como un burro y le clave 18 cm de carne hasta el fondo.

– Puta te voy a reventar, quiero dejarte el culo bien abierto.
– Dios Danny rómpeme hijo de puta, follame quiero sentir tus pelotas pegando en mi culo.

Dicho y hecho, estacada hasta el fondo. La monte por el culo como 15 minutos, cada poco salía del escondite para ver como lo tenia de dilatado y cuando ya tenia el veneno del amor en la punta.
– Abré la boca que llega tu segundo plato putilla.
– Increíble, voy necesitar esto unas cuantas veces al mes, fueron sus palabras mientras jugaba con la gran lechada que le había caído en la boca y cara.

Se desvistió, ya que su vestido estaba todo orinado y lleno de semen, se coloco el pelo y se enguagó la boca con agua, le deje mi ropa de trabajo que llevaba en el coche y después que se vistiera la abracé y le di un pico en la boca. Empezamos a oír aplausos y gritos de fiesta, Un grupo de Chavalitos que estaban bebiendo en el parking habían presenciado el espectáculo, le empezaron a faltar el respeto, pero ella lo único que hizo fue un corte de manga y darme un abrazo.

La bese en la frente acariciando su cara y nos fuimos a comer algo, llamamos a nuestros amigos que estaban como perras alcoholizadas y marchamos cada uno para su casa.

De momento no hemos vuelto a follar aunque nos vemos a menudo porque es una gran amiga, pero quiero bastante a mi chica y la verdad es que con ella también tengo grandes polvos. Pero aquella noche fue un conjunto de causas que Eva y yo llevábamos arrastrando unos cuantos meses.

Espero que les encantara ¡!

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.