Trío Irlandes

¡Comparte!

Mi chico y yo, cuando salimos juntos de marcha lo hacemos para salir “de caza”. Intentamos encontrar a alguien diferente con quien pasar la noche o alguien con quien pasarla ambos. Esta es la historia de la primera vez que hicimos lo segundo.

Salimos a un típico pub irlandés a tomar algo y despejarnos tras la temporada de examenes.

Pasada un par de horas vimos entrar un grupo de chicas muy animadas pero entre ellas hubo una que nos llamó a ambos poderosamente la atención.

Era una chica exuberante, con muxas curvas. LLevaba un vestido negro que resaltaba ya de por si sus generosos pechos y tenía una lujuriosa melena roja.

Los dos la mirabamos e ibamos planeando como entrarle. Se tenia que venir con nosotros si o si.

En ese momento llegó la ocasión. Al levantarme para ir al baño choqué frontalmente con ella. Noté sus ojos mirandome con deseo, y resultó, no se si por casualidad o a proposito que ella también se dirigia a los aseos.

Cuando fui a salir ella estaba apoyada en la puerta , me metióde nuevo para adentro del servicio ,cerró y empezo a besarme.

Me levantó el vestido y comenzó a acariciar mi clitoris. en pocos segundos me puse más caliente que nunca. Era la primera vez que otra mujer me tocaba y me estaba encantando.

Paré de golpe y le pregunte-¿ puedes dejar a tus amigas y venir con nosotros?

No lo dudó ni un instante. Cogimos su coche y nos dirigimos los 3 hacia mi casa.

Al llegar le servimos una copa y le dijimos todo lo que pensabamos hacer con ella, mientras le acariciaba sus pechos y ella acercaba lentamente su mano de nuevo hacia mi clitoris.

Luego comenzamos a desnudarnos.

Ella se tumbo en el sofá y nos invito a que hiciemos con ella lo que quisieramos, así que baje a su coño y empece a comer. Mordisqueaba su clitoris y sus labio vaginales y lamia si parar, todo esto mientra mi chico habia introducido su pene en la boca de la chica y acariciaba sus pechos.

Má tarde nos fuimos a la cama. A partir de ahi decidí solo mirar como mi chico se la tiraba, eso si acompañada de mi vibrador. Me encantó ver como la ponia a cuatro patas y la poseia.Acariciaba todo su cuerpo mientras penetraba su enorme miembro en aquella vagina blanca y bien depilada.

Nunca volvimos a saber nada de aquella chica y mucho menos a verla pero pasamos con ella una de las noches más divertidas de nuestra vida y hizo que cumplieramos al fin nuestra fantasia.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.