Una sesion de fotos

fotos eroticas

¡Comparte!

Recibí la llamada de mi amigo Andrés. Era un gran amigo de la carrera, de hecho el único amigo con el que tengo una buena amistad. Solemos quedar mucho a cenar e incluso en irnos de vacaciones. Lleva muchos años saliendo con Silvia que está muy bien colocada en una consultoría  y viaja mucho. Me llamó por si podíamos quedar a cenar en su casa que nos tenía que pedir un favor.

Voy a presentarnos y describirnos, aunque de otros relatos lo podéis ver. Natalia tiene 37 años, es morena, mide 1.68 y es la que mejor está, tiene un culo muy bonito unas tetas de muy buen tamaño una 95 C, con unos pezones marrones y medianos  y bien puestos, vamos que todavía no se caen. Y de cara es bastante guapa.

Yo, pues tengo 38 años mi nombre es David. Mido 1.76 cm, 78 kg de peso y tengo un buen cuerpo con espaldas anchas, musculado aunque sin estar muy marcado y fibroso, no me puedo quejar. Hago mucho deporte.

Quedamos para ese mismo viernes. Nos comentó que Silvia no estaba porque se había ido por tres meses a Canadá por trabajo. Nada más llegar a su casa, nos enseñó las obras que había hecho en su piso. Era un piso antiguo que había reformado con muy buen gusto. Todo muy moderno y abierto, y se había dejado una zona para su gran pasión y segundo trabajo, la fotografía. Aunque ejercía como yo de ingeniero, se había costeado la carrera como fotógrafo y seguía participando en concursos, haciendo books, exposiciones y reportajes.

Una vez nos sentamos a la mesa, nos empezó a contar. Que le había surgido la oportunidad de exponer en una galería fotografías suyas, con varias temáticas, y que necesitaba un favor, porque estaba algo apurado de tiempo y no encontraba a nadie y a ver si le podíamos ayudar. A pesar de nuestra tremenda confianza se le veía nervioso.

A lo cual le dije que continuase:

Andrés: -“ Veréis, el favor, es que si no os importaba si Natalia pose para mi para unas fotos para una exposición que tengo dentro de unos meses”…

Yo:“ y ese era en gran favor?”

Natalia:- “ Buff… me da algo de vergüenza si es para una exposición …”

Andrés:- “ tranquila que no se te verá la cara, no se te va a reconocer”

Natalia:-“ entonces en principio no hay problema, pero donde  o como son las fotos?”

Andrés: “las haríamos aquí, pero… es que serían sin ropa. He pensado en ti, porque tienes un cuerpazo, y bueno, como en la playa hemos hecho nudismo juntos, pues lo mismo no te daría vergüenza. En principio tampoco se te verá gran cosa, algún pecho… pero casi todo lo taparíamos con objetos. Sería exponer una seria de unas 8 o 10 fotografías. Me da mucha vergüenza pedirlo, pero es que llevo mucho gastado en materiales y no encuentro a nadie a un precio razonable y me urge. Además me acuerdo que una vez, en una playa de Cádiz,  me comentaste que te gustaría hacerte un reportaje de fotografías ligerita de ropa”

Un pequeño brillo, salió de los ojos de Natalia, sé que la apetecía, porque si que es verdad que siempre había dicho que la gustaría hacerse un reportaje  ligera de ropa, pero sin que se la viese nada, mientras tuviese un buen cuerpo…. Pero sé que lo que la echaba para atrás era lo de que se expusiesen, así que se lo comentó:

Natalia: “la verdad es que me encantaría, pero me da miedo a que se me reconozca.”

Andrés: no te preocupes, que en serio no se te reconocerá, porque tu cara no saldrá, o sales de espalda, o de lado con la cabeza girada, o tapada por un sombrero o por sombras… te prometo que nadie sabrá quien eres. Además, antes de exponer, vendréis a ver las fotos y me tendréis que dar vuestra aprobación. Y si se vende alguna fotografía os daré una parte…”.

Natalia: “ por mi, y si a David no le importa, no hay problema, pero no se si sabré posar”

Yo: “ yo por mi no hay problema, si ella quiere”

En realidad esta cachondo solo de pensarlo, y seguro que ella también.

Andrés: “Por lo de posar, no te preocupes, porque lo más difícil son las caras, y como no se ven… el resto ya te indicaré yo. Pero… hay otra cosa, antes de que me digáis que si, y esto lo mismo no os gusta tanto. Veréis, unas fotos son de ti sola, pero las otras tienen que ser con un chico, y no… David no puedes ser tu, entre otras cosas porque la idea que tengo es un contraste de colores..”

                Yo: “ no me iba a ofrecer, porque no es lo mío posar… pero no te entiendo”

                Natalia: “eso explícate”

                Andrés: “a ver… que estoy pasando un mal rato… mi idea es que como las fotos son contrastes  blanco y negro, es decir, que vas a posar con un chico mulato…. Yo os lo cuento todo, os aseguro que sería más fácil si tuviese modelos profesionales, pero es que como os he dicho me es imposible…A ver…Estaréis un chico mulato y tú, desnudos, haciéndoos las fotos. Como la intención es que no se os vea las “partes impúdicas”, probablemente os pide que el ponga una mano sobre tu pecho, o tu en su pecho o en su culo… que os arriméis… Entiendo que me digáis que no, porque es mucho pedir. Una cosa es que posases conmigo, que ya nos hemos visto como dios nos trajo al mundo, y otra que te pida que te desnudes delante de un chico que no conoces, y que tengáis un roce. Eso si, te prometo que si te sientes en cualquier momento incómoda por lo que sea, me lo digas,  que no quiero perder una amistad por cosas así. El chico, es un amigo mío del gimnasio. Con padres de origen cubano, pero nacido aquí y  que hace de modelo y  a cambio le haré un nuevo book. Voy a por el postre y mientras lo habláis”

                Natalia me miró sorprendida, y yo estaba cachondo perdido imaginándomelo. A ella le atraía la idea porque yo creo que estaba también excitada, aunque se que la gente de color no la atrae nada (no es que sea racista, pero que no la llaman la atención). Y así me lo dijo, pero al final dijo que por que no, que cuando se vería en otra. Además Andrés era de confianza y ya la había visto, el chico era un desconocido y en las fotos no se la vería.

Llegó Andrés, y le comentamos que no había problema. Nos citó para el domingo, así teníamos todo el día. Nos lo agradeció muchísimo, diciendo que nos debía un favor muy grande. Iríamos a las 9 a su casa, así hacía primero las fotos a Natalia, para el reportaje ese que siempre ha querido y así cogería confianza con la cámara, y que quedaría con Carlos sobre la 12 para empezar con la de los dos. Y que yo obviamente fuese y así le ayudaba con los focos  y demás.

Natalia estuvo nerviosa el sábado noche y durmió poco. La mañana del domingo nos presentamos allí puntuales. Nos puso un café y algunos bollos y enseguida se pusieron a la tarea. Indicó a Natalia donde poner su ropa y la había dejado un albornoz. Fue superexcitante verla posar, delante de mi amigo,… Natalia llevó algo de lencería para hacerse algunas de las fotos que quería. E iniciaron la sesión:

Andrés: Natalia, así, date la vuelta… muy bien, ahora tapate los pechos con el brazo derecho… hija tienes tanto que casi no puedes… espera que se te ve el pezón izquierdo… venga ahora túmbate, y levanta las piernas, dóblalas… así… Venga ahora ese conjunto, muy bien,… quédate con la braguita y desabróchate el sujetador como si te lo fuese a quitar, eso, si, quítatelo y ….

Andrés se comportó como un profesional y un caballero. Estuvieron tres horas con las fotos, poniéndose cosas, quitándoselas…

A las doce y cuarto llegó el modelo. Fui yo a abrir, y apareció Carlos, un mulato (café con leche), de un metro noventa, cuadrado. Me presenté y nos saludamos y le indiqué donde me dijo Andrés que dejase sus cosas. Salió de la habitación donde se desvistió, con un calzoncillo blanco de Calvin Klein. Estaba depilado sin un pelo en pecho, piernas, brazos…Se le marcaban todos los abdominales, estaba muy fibroso y además era atractivo. Tenía un cuerpazo. Se acerco a dar la mano a Andrés, y está paró de hacer fotos a Natalia, que estaba tumbado boca abajo en un diván y solo se la veía su culazo. Andrés presentó a Carlos a Natalia, este fue a agacharse y Natalia con total naturalidad se levantó enseñándole su cuerpo completamente desnudo a Carlos, que no dudo en pegarla un repaso con la mirada.

Natalia al darle dos besos le planto sus dos tetazas un sus pectorales. Así desnuda como estaba, estuvieron los tres de pie, mientras Andrés les explicaba lo que iban a hacer. A continuación comenzaron, así que Carlos se despojó de su slip, dejando a la vista que estaba completamente depilado y con un pene, que en reposo, impresionaba por lo grueso que era, de largo tampoco estaba mal. Pude ver como Natalia no perdía vista de su miembro.

Las fotos de los dos juntos comenzaron,…Yo mientras ayudaba a Andrés con la iluminación. Las fotos iban lentas, no eran como las de antes de Natalia solas. En estas estaban mucho tiempo en una posición, hasta que corregía el más mínimo  detalle de luz y de posturas. La primera estaban los dos tumbados en el suelo semicubiertos por una tela semitransparente blanca… sólo se veía un pecho de Natalia. Ya en la siguiente, las cosas se calentaron un poco. Natalia tenía que abrazar a Carlos por detrás, aplastándole las tetas contra su espalda, luego fue una de ambos abrazados frontalmente, con lo que su flácido pene chocaba contra el pubis de mi chica. Al terminar esa sería de fotos, tenía la polla algo más morcillona. Después Andrés nos preguntó:

Andrés: Natalia,… tendrías algún inconveniente en que Carlos te tapase los pechos con sus manos? Bueno y David, si a ti no te importa….

Natalia: No te preocupes, no hay problema…y no hace falta que pidas permiso a tu amigo. Que ya somos mayorcitos.

La Natalia lo dijo que sonrisa algo picara, se notaba que la estaba gustando, y se estaba calentando.

Así que hicieron la primera foto, en la que Carlos estaba de espaldas al lado de mi chica, y Natalia de frente, y Carlos estiraba un brazo y tapaba con un solo brazo los pechos de Natalia, agarraba uno de sus pechos y el otro lo ocultaba el antebrazo.

Yo me estaba poniendo cachondísimo, y creo que no era el único, porque el pene del modelo crecía cada vez más. En la siguiente foto se volvieron a juntar. Se abrazaban de frente con lo que Carlos estaba pegado a Natalia y  la polla de Carlos volvía a estar aplastada contra el sexo de mi chica. En esta posición, hizo fotos de lado y luego desde la espalda a cada uno, primero fue hacía la espalda de Carlos, y luego rápidamente a la de Natalia, había algo que no le cuadraba y enseguida supimos que  es:

Andrés: Carlos, te importaría colocarte el pene hacia arriba o hacia un lado, es que se ve por el hueco de las piernas de ambos…

Así que así lo hizo, colocando su rabo, en la tripa de mí chica… ya había crecido más.

Después vinieron unas fotos más tumbados y después llegó la parte más excitante. Andrés pidió al modelo que se colocase en la espalda de Natalia, abrazándola, con lo que su polla quedaba en el culo de mi chica. Y que tapase con su mano los pechos, y luego el pubis de Natalia. Pero algo no volvía a cuadrar, y me di cuenta hasta yo, y es que el rabo de Carlos salía entre las piernas de Natalia. Se había empalmado el muy cabrón (aunque yo llevaba ya un rato). Menudo pedazo de rabo de unos 18 o 20 cm y bastante grueso. Se le vio colorado y nos pidió perdón pero es que la situación… Natalia también le quitó hierro al asunto diciendo que era natural, que era algo fisiológico y que no pasaba nada. Parece que el chico se relajó algo. Decimos esperar a ver si bajaba pero nada… eso seguía sin bajar. Así que decidieron probar otras fotos y volver más tarde a esas. Pero el guión que tenía preparado Andrés era peor ahora. Había ciertas poses algo eróticas, en las que sus sexos se enfrentaban… y siempre de una forma u otra se veía el tremendo pollón del chico.

Así que decidió intentar relajarse (o eso nos dijo) , y se fue al baño a “reposar”. Mientras Andrés, fue a cambiar tarjetas y baterías de las cámaras. Natalia, se puso el albornoz y nos pusimos a hablar. Me dijo que estaba cachondísima con esa polla entre las piernas y a punto había estaba de hacer alguna locura, porque el modelo se había dado cuenta de lo cachonda que estaba porque le había mojado la polla con sus jugos cuando se lo plantaba entre las piernas… mientras me tocaba a mi la polla y me dijo que no sabía quien estaba más cachondo de los tres y nos echamos a reír.  Y yo la dije que disfrutase…. Se echó a reír y en eso que salió el modelo, del baño, pero ante nuestra sorpresa, decía que por la vergüenza no había podido…:”descargar”… Que si no podíamos volver otro día… Andrés dijo que no, que seguiríamos y repetiríamos los fotos hasta que saliesen bien.

Tenían que repetir mucho las fotos y hacer muchas tomas, porque André quería que no se viesen los sexos de los modelos. Sí que se veían los culos y los pechos de Natalia pero nada de los sexos, con lo que debido al tamaño y estado del pollón de Carlos, tenía que repetir y cambiar las perspectivas y  “colocársela” en distintas posiciones.

En esto que se pusieron otra vez Carlos a la espalda de Natalia, el pobre chico intentaba ocultar su erección entra las piernas de mi chica, poniéndola hacia una lado pero entonces Natalia no estaba totalmente pegada a él, o colocándola hacía arriba con lo que Natalia tenía el cipote entre su rajita del culo, pero el grosor del rabo era tal que  no era posible ocultarla. Andrés estaba nervioso ya, y Natalia, parece que disfrutaba de la situación, y Carlos se ponía más nervioso aún.

Así que decidimos pedir algo de comida  y comer algo y a ver si después de comer podíamos seguir.

Bajaron Carlos  y Andrés a por algo de comida… y Natalia se abalanzó sobre mí pidiéndome que la follase, que estaba cachonda perdida de tener ese rabo rozando su culo y su coño. Ella estaba ya desnuda y a mi directamente me sacó la polla y como ya la tenía empalmada directamente nos pusimos a follar… Cuando llevábamos 5 o 10 minutos sentimos las llaves en la puerta, y de prisa y corriendo nos separamos. Yo me fui al baño a ocultar mi erección y Natalia…. En fin… estaba desnuda como llevaba todo el día. Habían traído unos bocadillos del bar de abajo… así que  tardaron poco en servirles y nos dejaron con el polvo a medias. Con lo  que Natalia seguía con un calentón de escándalo.

Estuvimos comiendo tan tranquilamente, hablando de todo un poco, Natalia con el albornoz, que de vez en cuando dejaba algún pecho  a la vista. Parecía lo más normal del mundo y que llevásemos mucho tiempo haciéndolo. Conocimos un poco más a Carlos, que era abogado en una multinacional y nos contó algunos casos curiosos de los que llevaba y alguna experiencia de algunos viajes.

Tras la comida. Los modelos se desnudaron otra vez. Y pudimos hacer unas cuantas fotos de las que no se habían  podido hacer por la mañana. Yo sólo veía el tremendo rabo rozando constantemente el culo y el coño de mi chica, y al modelo, sobando las tetas y el culo de Natalia…esta vez la tenía morcillona. Luego  llegó una foto, en la que Natalia, se colocada a un lado de Carlos, dando un poco la espalda, con lo que a ella sólo se la veía un poco el culo, pero por la corpulencia de Carlos, la pierna de Natalia no llegaba a tapar el rabo y los genitales al modelo. Así que Natalia tenía que hacerlo con la mano. Obviamente su mano no podía tapar tremendo aparato, pero Natalia coloco su mano sobre todo “el tema” de Carlos, tocándola la polla y los huevos con la mano. Con lo que se le puso algo más hinchada pero sin llegar a empalmarse.

Siguieron haciendo fotos. Natalia tumbada y el chico encima como si la estuviese follando y con su antebrazo tapándola las tetas… con lo que tenía el rabo apoyado en todo el sexo de mi chica. Andrés le pedía que se arrimase más, luego que Natalia le rodease con las piernas.

La postura era como si estuviesen follando. De tal forma que tenía su rabo en estado de semierección o semirreposo (depende de cómo se mire) apoyado contra el sexo de mi chica… Tenía que estar bien próximos para que las fotos saliesen bien y en uno de estos movimientos, en la postura del misionero… sentimos un gemido de Natalia y un “lo siento, perdona…perdón perdón…” del modelo… y a Andrés… preguntó que qué pasaba, y Natalia le dijo que le había dado con la rodilla pero que ahora estaban perfectos. Y Andrés dijo que siguiésemos que “ahora, así…así no os mováis, no sé qué habéis hecho pero ahora salen bien”. Y Natalia abrazaba con sus piernas muy fuertemente al chico…

Andrés hacía las fotos a tres cuatro metros de distancia y estaba a lo suyo, pero yo que era el que colocaba los paraguas estos que ponen para reflejar las luces y siempre estaba muy cerca de ellos vi lo que pasaba…. Con tanto movimiento de la polla del chico y lo mojada y dilatada que estaría Natalia…El cabrón del mulato se la había clavado a mi chica… y lo peor de todo… es que ella estaba apretando para que esa polla no se saliese de su coño!!!!

Andrés no se había dado cuenta. Dijo que relajasen y tomasen algo que él iba al baño, y se di´la vuelta y se fue. Y yo pude ver como cada centímetro del rabo salía del coño de Natalia, mientras el chico me miraba como pidiéndome perdón. Ahora el tío estaba empalmado. Se ve que con lo morcillona que lo tenía y lo cachonda de Natalia, al empujar, entró la polla en el coño y luego se empalmó. La cara de Natalia era de placer, disfrutando de cada centímetro de polla que salía de su coño, sintiendo como ese gran glande chocaba con su vagina. Se veía la polla reluciente de los fluidos de Natalia.  Según estaba terminando de salir ese gran rabo, Natalia le agarró del culo y rabo volvió a entrar en el coño de mi chica. El chico me miraba como sin entender que no dijese nada… La cara de Natalia era de lujuria. Y me dijo, David, di a Andrés que vais a la pastelería de abajo a por unas pasteles y os tomáis antes un café. Justo en ese momento salió Andrés del baño, riéndose y dijo que ya podían cambiar la postura…y nos echamos a reír.  Le dije lo de bajar y dijo que bajase yo, pero lo insistí y no le dejé ni acercarse donde estaban los dos amantes.

Nos bajamos, y les dejamos solos. Andrés quería hacerlo rápido, le entretuve lo que pude pero no pude más de 20 minutos. Mandé un Whatsapp a Natalia indicando que subíamos.  Cuando llegamos al apartamento, Carlos estaba con los slips puestos y Natalia salía del baño con el albornoz de pegarse una ducha (sin pelo  como ella dice) porque decía que tenía calor de los focos.

El resto de la tarde, ya con el fotógrafo más relajado y descargado se hicieron rápidamente. Además como los modelos tenían mucha confianza (porqué sería) se pegaban los cuerpos sin pudor, se tocaban sin vergüenza alguna… bueno, y Natalia se tenía que limpiar con disimulo de vez en cuando algún fluido que le caía de la entrepierna.

Yo estaba ansioso por que Natalia me contase que tal había sido. De vuelta a casa en el coche me dijo que me iba a dejar seco cuando llegásemos a casa, que estaba cachondísima. Todo el día desnuda delante de tres hombres, y pegada a ese mulato con ese cuerpazo y ese pollón.

Que en cuando nos fuimos se pusieron a hacer un 69, que disfrutó mucho comiendo esa polla enorme. Pero que estaba deseando volver a sentirla en el coño. Lo primero él la puso a cuatro patas y la folló el coño un buen rato. Que disfrutó mucho porque era muy ancha la polla y la llenaba y la embestía muy fuerte. Luego le tumbó y se sentó sobre él cabalgándole. Subiendo y bajando cada centímetro de esa polla, y clavándosela hasta dentro. Que ella enseguida tuvo el orgasmo porque estaba cachondísima. Así que para que él se corriese (por si llegábamos), le cabalgó pero haciendo que su capullo entrase y saliese rápidamente de su coño. Sin meterse el resto de la polla, follándose el capullo. Eso me lo hace a mí y no aguanto nada… y el mulato dice que tampoco aguanto mucho. Que cuando se iba a correr, para no manchar nada, se metió la polla entera de golpe y casi tienen otro orgasmo cuando se corrió dentro de ella de los espasmos que dio ese pollón.

Nada más llegar a casa… se abalanzó sobre mí…. Pero eso ya es otra historia.

Por cierto, las fotos de la exposición quedaron espectaculares. Y algunas se vendieron.

 

 

Saludos

Nos encantaría recibir vuestros comentarios.

[email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

8 votos
Votaciones Votación negativa

Un comentario

Dejar un comentario
  1. De los mejores relatos que he leído nunca! me lo guardo!

    De verdad me ha gustado mucho, escribo este comentario porqué no entiendo 26 negativos y 9 positivos.

    Gracias, leeré otros del mismo autor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.