De parte de Triana

¡Comparte!

Este relato lo escribió Triana para mi y ahora lo publico con su permiso para conpratir con todos los lectores lo que siento cada vez que lo leo. Espero os guste.

Allí estaba, frente a mi, con unos pantalones anchos y una camiseta celeste que le resaltaban esos impresionantes ojos azules que me volvían loca, yo me había pasado toda la tarde pensando en que ponerme para el, finalmente me decidí por un pantalón vaquero y una camiseta de lycra roja, con tirantas anchas que dejaban ver claramente un escote muy provocativo y que al moverme, la camiseta se subía y se podía ver mi ombligo y mi cintura. Soltó la mochila que portaba en su mano y me abrazó, no dijimos nada, simplemente nos abrazamos. Pasamos toda la tarde paseando, hablando, riendo… fue estupendo porque por fin nos teníamos cerca.

Le propuse ir a la playa y aceptó, así que cogimos el coche y nos dirigimos hacia allí. Ya era de noche y la discoteca que había estaba llena de gente, decidimos entrar y nos acercamos a la barra para pedir algo de beber. Como siempre, en cuanto escucho música… mi cuerpo comienza a moverse… no puedo evitarlo. Así que tiré de su brazo y salimos a bailar. Justo entrando en la pista cambiaron de canción y pusieron una muy sensual. Empecé a moverme, lo miraba a los ojos y le sonreía. Él, sin pensárselo dos veces me cogió por la cintura y de un tirón me pego a su cuerpo… nos movíamos de una forma tan provocativa que comenzaba a excitarme… nuestras caras estaban a escasos cm. Mi pulso iba acelerándose y le pedí que saliéramos a pasear… estaba muy nerviosa.

La arena estaba fría, pero nos acercamos a la orilla y el agua estaba muy caliente. La luna grande y redonda brillaba con fuerza reflejándose claramente en el mar y el cielo estaba totalmente estrellado.

Al contrario de dar un paseo tranquilo, comenzamos a jugar. Me agaché y con la mano lo salpique, le puse chorreando, pero a mi me encantó, estaba muy sensual con toda la camisa mojada y ceñida al cuerpo. Él comenzó a correr detrás de mí hasta que me alcanzo, tropezamos y caímos en la orilla. Antes de caer, él tiró de mí para que yo cayera encima de él y no él encima de mí. Apoyando los brazos me incorpore un poco y sin dejar de reír le pregunte si estaba bien; él me dio un pequeño empujón y me tumbo en la arena. Me miro fijamente y me dijo que estaba perfectamente. Sin dar tiempo a que yo le contestara me beso. Pegó sus labios a los míos, los mordisqueaba y poco a poco fuimos abriendo nuestras bocas hasta que nuestras lenguas se juntaron, fue un beso muy dulce pero nuestras manos recorrieron la silueta de nuestros cuerpos y fue pasando a un beso mas intenso. Los dos estábamos muy excitados pero no pasamos a más. Decidimos marcharnos a casa porque empezábamos a jugar con fuego y los dos lo sabíamos.

Al llegar a casa cada uno fuimos para nuestra habitación sin apenas decir nada. Estaba llena de arena y mojada por la caída, así que me di una ducha antes de irme a la cama.

Estando a punto de ponerme el pijama llamaron a la puerta. Estaba liada en una pequeña toalla que me tapaba lo justo. Aun estaba mojada, mi pelo caía por mi espalda goteando todo mi cuerpo, le dije que pasara. Yo estaba de espaldas a la puerta, mirando hacia el armario cuando sin darme apenas cuenta, sentí su cuerpo pegado al mío. Su pecho se pegó a mi espalda y se acerco a mi oído para susurrarme que no me había dado las buenas noches.

Me quede inmóvil, sentía su torso desnudo y lo excitado que estaba. Comenzó a besarme el cuello, desde mi oreja hasta mi hombro, absorbiendo cada gota de mi cuerpo húmedo, mientras su mano, se encargaba de girarme.

Cuando estábamos frente a frente me apretó contra él y me besó, mis manos comenzaron acariciarlo mientras una de las suyas jugaba con mi pelo y la otra se posaba en mi culo. Notaba como los dos nos íbamos excitando y el beso fue cada vez más intenso, más pasional, nuestra respiración se aceleraba y nuestras lenguas chocaban una y otra vez. Sin dejar de besarme me quitó la toalla que me cubría y me quede desnuda por primera vez, solo para él.

Me tumbó en la cama y se puso sobre mí. Comenzó a acariciarme el pecho, uno lo cogía con su mano, lo movía, lo apretaba y acariciaba mi pezón, mientras que el otro lo besaba, lo rodeaba con su lengua y lo mordisqueaba. Yo cada vez es

taba más excitada. Su lengua recorrió cada cm de mi cuerpo. Bajó hasta mi ombligo y mi cintura, mientras sus manos no dejaban de tocarme, Se dirigían hacia las caderas, las rodeaba hasta llegar a mis muslos.

A la vez que pasaba su lengua por mi cuerpo introdujo sus manos en mi parte mas intima, estaba muy húmedo, nunca había estado tan excitada en mi vida, sus dedos se introdujeron en mi interior mientras su lengua lo chupaba entero. ¡¡Dios!!, me estaba volviendo loca. Mi respiración iba cada vez más rápida, sus dedos no dejaban de entrar y salir, no podía dejar de gemir, mi cuerpo se estremecía. Fue increíble. Así fue mi primer orgasmo de esa noche.

Me incorpore y entre risas lo tiré hacia mi y conseguí subirme sobre él. "Ahora te toca a ti, voy a demostrarte lo que soy capaz de hacer" .Él me agarro por la cintura y me dijo "adelante".

Estaba sentada encima de él, con las rodillas sobre la cama y, con un lazo del pelo que había sobre la mesita, de noche le ate las manos. Comencé a besarlo, mi lengua recorrió su cuello y mordisqueaba su oreja, al oír mi respiración se estremecía. Le besé el pecho, terso, suave, fuerte; mi lengua succionaba sus pezones mientras mis manos recorrían su cuerpo. Aun tenia el pantalón puesto, agarrado a la cadera por un cordón; lo mire, le sonreí y agache la cabeza. Sin dejar de mirarlo tiré del cordón con mis dientes y baje su pantalón. Allí estaba, desnudo para mí, excitado, nervioso e inmóvil. Mi boca se dirigió a su ombligo y mi lengua recorrió su cintura, sus caderas, el interior de sus muslos… cuando sin esperárselo volví a subir para besarlo en la boca. Subí aun mas para besarle las manos atadas e introducirme sus dedos en mi boca. Mi pecho quedo a la altura de la suya y su lengua recorrió mi pezón lo mordisqueaba como si quisiera comerse mi pecho entero. Volví a bajar para acabar lo que había empezado. Me dirigí hacia ella, la rodee con mi lengua, la chupé y me la introduje entera, sin dejar de mover mi lengua, la sacaba y la metía en mi boca. Cada vez se iba poniendo mas dura. Me excitaba pensar que él se lo estaba pasando bien, notaba como estaba a punto de irse y paré. Aun no era el momento… Volví a sentarme sobre el y le solté las manos que pronto corrieron hacia mi cuerpo. Él se incorporo y se puso derecho. Quería sentirlo. Abrí más mis piernas y me la introduje mientras él no dejaba de presionarme el culo y acariciarme el pecho.

La introduje poco a poco. Al principio sólo rozando, hasta que no pude aguantar más y la metí entera, hasta el fondo. Estaba dentro de mí. Comencé a moverme suavemente, en forma circular, pero la excitación era tal que aceleramos el ritmo, subía y bajaba, entraba y salía de mí… Nuestra respiración aumentaba y los gemidos de los dos eran excitantes. Mi cuerpo se estremeció a la vez que el suyo. Hubo tal intensidad que acabamos agotados. Nos tumbamos en la cama y nos quedamos toda la noche abrazados hasta que el sueño nos venció.

Autor: edu_siquier

edu_siquier ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.