Últimas historias

  • momx ix

    MOMX Capitulo IX Con el permiso de la Psicologa

    Disfruta aquí de otro capitulo de «MOMX Con el permiso de la psicologa» Al día siguiente cuando desperté mi amigo Loreto, ya no estaba, es más tampoco MOMX, aproveche para ir de shopping a Bronwnsville  Texas,  de la nada me encontré con un ángel de la guarda, una psicóloga que al verme descifro que algo […]

  • ama amiga

    La Mamá de mis amigas

    Me llamo Alejandro, tengo 25 años y esto me ocurrió a los 18 años, con una mamá de unas amigas mías con la que yo fantaseaba todas las noches. Tuve mi primera experiencia sexual cuando aún era chico. Vivía en la planta baja de un edificio de tres pisos. En el último se había mudado […]

  • chofer cole

    Una peteada al chófer del cole

    En mi vuelta a casa no pude evitar pensar que eras el chófer del cole… uno de los chóferes, porque viste que los de larga distancia tienen dos… Que sexy parado en la puerta del Bondi, serio, al estilo forro diría yo! Qué bien te queda el uniforne de la empresa… el pantalón que te […]

  • gemelas 3

    Mis hermanas gemelas 3

    Disfruta aquí de la Parte 2ª de Las Gemelas Al regresar a casa vimos que mi papa y Daniela ya habian regresado. Papa: que linda estas Lau. Laura: gracias. Dani: a donde fueron? Yo: al cine. Dani: yo queria ir. Yo: luego vamos a ir los cuatro. Antes que Laura se fuera a su habitacion […]

  • metro madrid

    Metro de Madrid (relato corto)

    Estaba ya de camino a casa con mi familia en el metro, íbamos en la línea 1 dirección pinar de chamartin ,ellos se sentaron y yo me quedé  de pie y a la que se sientan, se sientan al lado de un chico súper guapo enseguida lo mire, y le remire.

  • Las bombachas de mamá

    De como una persistente obsesión adolescente con la ropa interior de mi madre termina desencadenando un encuentro largamente ansiado.

  • Le olí un culo a una provinciana

    Fetish, Fetichismo, Hetero. Poco a poco fui acercando más y más mi cara a su culo hasta el grado de tener mi nariz prácticamente en su culazo

  • amigo pies

    La esposa de mi amigo y sus pies

    Era una de esas noches de jugar videojuegos en casa de mi amigo. Su esposa y él son apasionados por los juegos de consola, y como no tienen hijos tienen el tiempo y la energía para jugar horas y horas los fines de semana. Ella es chaparrita, muy buen cuerpo y una cara divina, de esas caras que se ven hermosas cuando te las imaginas con tu verga dentro.

  • chupando leche

    DELIRO CHUPANDO LA LECHE

    El olor y el gusto de la leche cambian en el tiempo, como el vino, mejora, cambia. Me gusta coger de noche, llenarle a mi mujer la chucha, y que no se lave, dejándose toda la acabada adentro. Entonces al despertar, al otro día, se la chupo y me deliro con el gusto de su […]

  • viajando bus

    VIAJANDO EN EL BUS

    Cierto día me dirigía a mi trabajo como todos los días en bus, como todos los días era insoportable la congestión pero no podía darme el lujo de esperar a que pasaran más desocupados ya que en mi trabajo me exigen puntualidad, y no quedaba más que irme bien apretada en un bus, este día […]

  • pies luciana

    LOS EXQUISITOS PIES DE LUCIANA

    Le daba la mejor chupada de pies que había hecho en mi vida, y mientras lo hacía comencé a pajearme furiosamente a lo cual ella reaccionó y me sacó los pies de la boca y comenzó a pajearme con ellos Hola a todos, soy el admirador de pies, y vengo a contarles la historia de […]

  • profesora peligrosa

    UNA PROFESORA PELIGROSA I

    Era en Septiembre, y eran las fiestas del pueblo. Una noche conseguí ligarme(o eso creía yo) a una mujer algo más vieja que yo (yo tenia 20años, y ella 29), me invitó a su casa. Al entrar en su piso me quedé petrificado. Por fin volvía a ver a esa profesora que me había hecho […]

Entre tantas formas que existen para demostrar la pasión humana, los diferentes fetiches sexuales se han consolidado como una alternativa más como prácticas comunes de las cuales es posible extraer una cantidad desmesurada de placer y goce. En cuanto a los relatos hetero que involucran fetichismo, estos se caracterizan por integrar ese paso liberador que facilita el romper barreras y permitirse aquello que tanto se ha elaborado en la mente.

Un simple objeto, un lugar determinado o quizás una parte específica del cuerpo pueden ser más que suficientes para desencadenar el morbo y las más bajas pasiones, es así como nos encontramos narraciones en las que los pies, un compañero de trabajo, el transporte público, alguna prenda de ropa íntima, personas altas o rellenitas, los zapatos y el propio cuero, pueden ser más suficientes para encender la temperatura y estimular una sesión de sexo de otro mundo.

Fantasías con fetiches

Muchas parejas hetero acostumbran a compartir anhelos a nivel sexual que previamente han elaborado en su cabeza gracias a la creatividad y a las cosas que saben que realmente van a estimularlos y esto es ciertamente una gran ventaja para las relaciones, pues además de establecer un espacio confortable para explorar, cultiva la complicidad y el desprenderse de las restricciones que la sociedad establece al nombrar algo como bueno o malo.

La atracción exagerada por determinadas situaciones o realidades es una cuestión que involucra patrones sexuales bastante intensos y es que al momento de buscar el placer hay quienes prefieren ir un poco más allá de lo tradicional, aprovechando que el terreno de lo erótico es absolutamente fértil y se presta para una lista interminable de cosas.

Sacando partido de las posibilidades que ofrece la literatura, se nutre este espacio de manera constante, para que sea aquel punto de encuentro donde la fantasía y muchas veces la realidad son expresadas de manera detallada revelando de paso secretos y esos momentos que por su voltaje no se le cuentan a cualquiera.

El deseo se convierte en pequeñas perversiones

Siempre y cuando no se lastimen a si mismos o alguien más, aceptar con naturalidad los fetiches que se puedan tener es algo que de acuerdo a muchos psicólogos resulta ser bastante positivo, pues lo cierto es que son estas prácticas las que impiden que el sexo caiga en la tediosa monotonía.

A pesar de que la palabra perversión puede sonar algo fuerte, la verdad es que implica el cumplir ciertos deseos tanto entre como fuera de las sábanas. Tenemos el caso de los azotes, por ejemplo, un juego que consigue que a nivel biológico se disparen los niveles de endorfinas y se obtenga una experiencia sexual tremendamente estremecedora debido a que se incrementa al punto máximo el placer.