Descubriendo los Secretos de mi tio F parte I

¡Comparte!

Estimados, esta es la primera vez que me atrevo a escribir un relato, decidí hacerlo porque hay situaciones que uno presencia o vive, que no se pueden andar contando por ahí sin que a alguien no le parezca extraño o vaya y lo comente con el resto, y este a sido el mejor espacio para relatarlas. Esta primera parte no es muy caliente, es más que nada la introducción de lo que viene.

Este primer relato no es sobre mí, tengo mis historias y con el tiempo las iré escribiendo porque digamos que encontré a alguien que me da bastante material para hacerlo, pero en esta oportunidad es sobre un familiar – un tío – que llamaré “F” y que nunca pensé que lo descubriría en una fasceta que a primera vista uno jamás pensaría que tendría, al final se hacia el weon, como yo. Todo comenzo un sábado, en que mi vieja me pidio de forma imprevista que tenía  que ir a la casa de mi abuela a dejar unas cosas – casa donde también vive mi tio F – en el apuro me comprometí a llamarlo mientras iba en camino, pero se me olvido hacerlo y eso marco el comiezo. Llegué a la casa y recordé que no lo había llamado, empecé a marcar su celular y nada, hasta que decidí saltar la reja y pasar por una angosto pasillo que comunica con el patio trasero, y de ahí abrir la puerta de la cocina, hice todo eso e ingrese por fin a la casa, pero cuando vengo llegando a altura del living me encuentro – casi chocamos – con mi tio F que venía a medio vestir – sin polera  y zapatillas – hacia la puerta, y detrás el tio de él (50 años) – también familiar mío – que venía condiciones similares, fue algo incomodo que no tuvo mayores comentarios y en q el tio se fue sin decir nada , y F se dedico a desviar el tema a retarme por como habia entrado a la casa.

Luego, minutos después, en una pasada rápida me doy cuenta que la ropa interior de F estaba encima de su cama, junto a las zapatillas y la polera, igual tenía ese morbo por saber si había pasado algo entre ambos, porque igual mi tio es el prototipo de hombre macho (rudo, como quieran llamarlo), trabaja en la construcción, tiene 35 años, es alto, medio marcado, 1.80, en definitiva no es feo.  Igual él estaba incomodo, y no hablo nada, más que decir que estaba arreglando el “closet” jajaja, lo dejé ahí y me fui con la duda. Después de esta situación, a las pocas semanas, él empezo a ayudar a su tío en arreglos de su casa y sin querer me toco ir de mandadero nuevamente, porque ninguno de los dos encontraba una wea de clavos.

Subí de malas ganas, estaban los dos trabajando en el patio delantero y les entregue los clavos, me devolví a mi casa y a las 2 horas después me suena el teléfono, en que mi vieja me pedia que subiera nuevamente – ahora – a buscar unas herramientas. Me hice el ánimo y subí, pero no encontré a ninguno de los dos, así que entré a la casa a buscarlos y vi algo que hasta ahora me hace gracia cuando lo recuerdo. Mi tio F estaba trabajando sin polera adentro de la casa y su tio mayor, sin ninguna verguenza, le estaba corriendo mano por todos lados y con principal hincapié en la entrepierna, después de unos minutos el tío mayor le dice ” ya weon trabaja como me gusta que trabajes” y en un segundo le bajo el short, dejando a F totalmente desnudo.

De ahí en adelante, fuí testigo de como un señor de 50 años se excitaba y calentaba con su sobrino de 35 años, que manera de disfrutarselo a mi tío, no le basto con dejarlo sin ropa mientras trabajaba, se lo recorrío entero. Hasta que en un minuto determinado, sin que mi tío F se diera cuenta – a todo esto él seguia haciendo lo suyo, era como parte del juego que tenía con el viejo verde – el tío mayor se saco la ropa, se sento en su sillón y llamó a F para que en palabras del viejo “hiciera lo que mejor sabia hacer”, nunca creí que lo vería a mi tio F arrodillarse y empezar a comerse el miembro de su tío mayor, una habilidad para lamerlo y empezar a calentarse, ahí descubrí que se hacia el weón, no paro de hacerlo hasta que su tio mayor acabará encima de él, y sin que nadie le dijera nada, se monto sobre el miembro del viejo y gemía de una manera, mientras su tío le preguntaba si le gustaba a lo que él respondía que si.

En no menos de 15 minutos, mi tio F paso de ser un semental y macho, a lo que su tío le decia “la puta”, luego lo puso en cuatro y nuevamente lo comenzo a penetrar, mientras, mi tío gemia de placer como nunca y pedía que no parara. Finalmente su tío acabo dentro de él, xq F se lo pidio, a esa altura él estaba más que caliente y realmente lo desconocí.

Esta sería la primera de otras veces que lo pillaría en sus andazas con su tío y algunos “amigos” que tiene. También, fue como yo encontré a quien hasta ahora paso muy buenos momentos.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Hay que ver a los viejos, como follan.Vaya una sesión mas rica. Tengo ganas de leer la 2ª parte. Esta me calentó mucho.

  2. Yo nunca pensé que lo tendría, si esto fue mera casualidad, llegar en el momento justo al lugar indicado jaja.

  3. Ojala tuviera yo un tio asi, yo pille a mi cuñado dormido y bien pedo y le di dos tres mamaditas pero lo deje, no fuera a despertar, el es el que le da duro a mi madre y cada vez que los espio cuando estan follando se me antoja mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.