El grupo de estudio.

¡Comparte!

Antes de nada me quiero presentar: mi nombre es Carlos, soy un chico normal, delgadito, rubio, ojos negros, 1.76. los nombres los cambiaré, ya me entendéis.

Esto paso hace unos años, yo tendría 16 o 17 años y después de leer los relatos de esta sección me atreví a escribir mi historia, que es 100% real.

Salí de clase y me dirigí a mi casa con dos amigos, ya que teníamos que hacer un trabajo en grupo y pensamos en aprovechar todo el tiempo posible. De camino a mi casa estuvimos fantaseando sobre las chicas, y todo eso. Una vez en casa nos pusimos a organizarnos con el trabajo tranquilamente, mientras mi amigo Pepe empezaba a contar vaciles sobre cuantas pajas se hacia al día y de la tenia muy grande, mientras que mi otro amigo Fran y yo nos reíamos y le vacilábamos.

Entonces empezamos a hacer el trabajo, cada apartado para cada uno cuando Fran me dio un toque en el pantalón para que le mirase. Era Pepe se la estaba tocando dentro del calzoncillo, cuando le mire le dije:

– qué haces guarro

– pues no lo ves, tocándomela un rato – dijo el

Fran y yo nos volvimos a reír, ya de una forma distinta, así que no le dimos mas importancia y nos pusimos a lo nuestro. Al cabo de un rato yo medio me mosquee porque veía que hacíamos Fran y yo todo y Pepe nada mas que hacia tocarse la polla, y nunca mejor dicho. Así que propusimos hacer un descansillo para ver si Pepe se relajaba ya.

– vamos a ver la tele –dijo Fran

– ok- dije yo

así que nos sentamos en el sofá y empezamos a hacer zapping para ver que es lo que estaban echando, con eso de que Pepe me dije:

– oye Carlos

– que –dije yo

– tu no tenias una peli de tus padres? –dijo Pepe

Él lo sabia, porque le comente otras veces las pajas que me hacia viéndola.

– si, pero no creo que sea buen momento, tenemos que terminar el trabajo -dije yo

– venga un poco solo –dijo Fran.

Así que yo accedí, con la condición de que luego seguiríamos el trabajo.

Entonces nos acomodamos en el sofá y puse la película. Empezaba con un maestro que estaba dando clases particulares a una alumna, que por cierto estaba muy buena. Y poco a poco se puso interesante el tema, yo tenia la polla bastante dura, ya que me ponía el ver una peli porno delante de amigos.

Fue entonces cuando sin pensárselo dos veces, Pepe se levanto y mientras se bajaba los pantalones y los calzoncillos me preguntaba si podía,, yo le dije que ya estaba con ellos bajados, así quedo la cosa. Se sentó en el sofá, pude ver como sus calzoncillos estaban empapados del liquido preseminal que le salía abundantemente de la raja. Yo me quede alucinado, otras veces se la he visto pero nunca empinada y tan grande, como presumía.

– oye Fran, tu tranquilo. Que no te de corte, como si estuvieses en tu casa –dije yo

y el me dijo:

– pues si, yo no voy a ser menos.

Así que desenfundaron sus pollas y pude ver como me miraban, como diciendo,, y tu que!! Así que yo también. Saque mi polla del calzón que tanto me apretaba.

Nos pusimos ya mas cómodos y nos mirábamos mutuamente como nos pajeábamos, como si fuese una terapia de grupo. A mi me llamo mucho la atención la polla de Fran, porque además de ser grande aunque fuese mas delgada que la de Pepe, la tenia envuelta en su pellejo y solo ver la punta cundo baja la piel, me ponía a 1000 no se porque, pero fue así.

Entonces yo le dije:

– A ver, bájate la piel, que nunca he visto ninguna así

La verdad qué que fue así, porque yo estoy operado de fimosis, y Pepe también. El no puso reparo y lo bajo,, yo me acerque pero me contuve, no pude llegar ni a olerla, pero si me acerque mucho, entonces insistí que lo hiciese otra vez. Al ver que me gustaba, se dejaba querer y hacia de los movimientos mas lentos todavía.

Nos pusimos los tres a mil. Yo casi estaba por explotar. Cuanto Pepe dijo:

-¿ Porque no hacemos un juego?

Por que no, dije yo. Así que aceptamos. Se trababa del juego de la galleta, que consistía en que todos nos teníamos que correr en una misma galleta y el ultimo que terminase se la tenia que comer. Yo me quede un poco pensativo, pero como ya estaba a punto de correrme acepte, pensando e

n que divertido será verles comer leche. Yo reía, jejeje

Así que fui a la cocina a por una galleta “María” y empezamos a mirarnos para ver quien empezaba o no. Contamos hasta 3 y nos pusimos como locos a pajearnos,, primero fue Fran, que al parecer le gusto que yo le mirase y segundo fue Pepe y muy poco después termine yo.

Yo me quede parado, y ya saciado por la paja que me habia hecho, me dispuse a tirarla al water, cuando mis amigos me pararon.

– eh, ¿donde vas?

– venga va, estáis de coña, solo estaba jugando –dije yo

– ni jugar ni nada tu has hecho un trato y tienes que cumplir –dijo Pepe

Así que me propuse a hacerlo, mas que nada por el miedo a que se enfadasen y me diesen un tortazo o algo, no se. Ellos se miraban contemplando y disfrutando. Entonces cogí la galleta, que estaba llenita de semen y me metí un cacho en la boca, claro que empece por donde yo me habia corrido.

– que, te gusta, maricon?- dijo pepe

– pues claro que le gusta –dijo Fran

Yo puse cara de asco y me metí la galleta ya toda entera, saboreando ya todas las corridas entremezcladas con la galleta. Ya no me parecía tan desagradable, aunque tenia la boca llena, como si fuese 3 grandes gapos. Mastique y mastique ya saboreando.

– ummm, pues no esta tan mal –dije yo

– te gustó? –dijo Fran.

– si, es diferente, pero tiene su gustillo –dijo Pepe.

Entonces fue cuando pense que aquí habia algo raro, sobre ellos dos. Yo asentí y entre sus risas y sus vaciles, me fui tragando todo y vistiéndome.

Fue genial, no pensaba que me iba a gustar tanto el semen.

Después nos pusimos a hacer el trabajo, pero ya no podíamos, porque estabamos desconcertados. Así que dijo Fran que el ya se iba, que lo habia pasado bien y que otro día vendría para ver si perdía otra vez,

– jeje –dije yo

– otra no pierdo ni de coña- dije yo otra vez.

– bueno, bueno eso ya lo veremos –dijo Fran.

Así que se cogió sus cosas y su fue. Pepe y yo recogimos todo y nos pusimos a hablar, le dije que había hecho el ridículo habiendo jugado y perdido, el me dijo que no “unas veces se pierde y otras se gana”.

Después nos pusimos a jugar a la playstation y entre pelea y pelea, no se porqué se me empezaba a poner durísima la polla. Y así se lo dije.

– Oye tío, se me esta poniendo la polla de dura que no veas.

– Venga va tío, ahora?- dijo el

– No se porqué! –dije yo

Mientras, me la sacaba para que el la viese.

– Pues si, es verdad, que te has quedado con ganas de mas leche? eh!!- dijo el

Yo no dije nada, solo me reí y me levante poniéndome sin querer a dos palmos la polla de su boca. El un momento la miró de frente, ansioso y luego fue mirando poco a poco hacia mi cara.

– Pues, no te creas. Yo también la tengo….. –dijo el, mientras se levantaba y la sacaba.

Entonces me puse al lado y le dije que por que no nos la mediamos a ver cual media más. Él accedió. Nos bajamos los pantalones y los calzoncillos a la altura de los tobillos y me acerque. Sin pensármelo le cogí la polla con la mano izquierda y la puse pegada a la mía que la sujetaba con la derecha. Claro, él la tenía más grande pero yo le dije

– La tengo más grande que tu.

– Ni de coña, estas borracho, o qué – me respondió.

Le pique y entonces para comprobarlo, me la cogió sin darme cuenta, me presiono la base a más no poder mientras el hacia lo mismo. Me ganaba claramente por 2 cm, así que yo se la cogí otra vez y me la puse pegada a la mía, diciendo que esto no podía ser… Poco a poco empece a pajearle suavemente, dejando que saliese el liquidillo de su excitación que es con lo que le lubricaba,, El, al gustarle el tema, dio un suspiro y con los ojos cerrados fue tanteando con sus manos hasta encontrar mi polla. Yo iba despacito, mientras que el iba mas deprisa,, le dije que parase, pero el no me hizo caso.

Espera tío,, le dije y sin mirar, vi como me corriaaa, uff que gusttoooo iba directamente a su camiseta, el se dio cuenta, se subió la camiseta y se la empezó a chupar, yo agradecido empecé a pajearle más fuerte y fuerte hasta que no pudo más y se vino en mi tripa desnuda, mientras gritaba. Creo que era por el dolor de mi fuerte paja y su orgasmo. Poco a poco se iba bajando el ritmo hasta que sin decirnos nada nos dimos la vuelta hasta el

servicio.

Nos limpiamos, ya cada uno la suya, y prometimos no decírselo a nadie, todo que paso esa tarde.

Ya no nos vemos tan a menudo ya que la novia me quita todo mi tiempo, pero cuando vamos al cine, nos tocamos sin que nadie se de cuenta.. yo ahora sueño con poder chuparla, espero que me pase pronto y poder contároslo..

Espero que os haya gustado y os hayáis pajeado bastante bien. Espero que me contéis que os ha parecido y me contéis cosas parecidas que os hayan pasado. Espero muchos mensajitos, también muchas fotitos, ok

Autor: Paloyuyu

paloyuyu ( arroba ) yahoo.es

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.