LA DESPEDIDA

¡Comparte!

Antes de marcharse le dije que deberia tomar todo el aroma de su cuerpo, asi lo hice

Todo comenzo hace unos tres años, meses mas meses menos, yo siempre la vi como una buena amiga, la conoci en un trabajo que tuve yo tenia 18 años y ella unos 33, platicabamos de todo, y todo el tiempo, de la vida del amor del sexo, de ella, de mi, y de todo lo que nos rodeaba, teniamos una muy bonita amistad. que crecio a lo largo de esos tres años. podria describirme o describir la a ella, pero prefiero limitarme a detalles simples, sin ahondar mucho en las descripciones, pues es algo que comparto no tanto por morbo sino por lo hermoso que fue para mi, por eso me gustaria que la gente nos imagine a como quiera hacerlo, y que no piensen an mi o en ella, sino en uno mis y el deseado. a ella la llamare Alondra, no es su verdadero nombre pero si uno que me gusta mucho.

a pesar de que he contado que todo comenzo hace tres años, eso solo fue el inicio de nuestra historia juntos, pero el deseo por ella empezo una semana antes del dia en que paso lo que tenia que pasar. me invito a su casa, y todo transcurria normalmente o almenos eso parecia y eso hubiera pensado cualquiera que nos viera platicar, pero ella tenia algo que decirme y yo sabia que habia algo que tenia que escuchar, sin importar que ella no quiesiera decirlo ni yo escucharlo. nos corrieron las horas sin poderlas detener, se nos fue el tiempo entre los dedos, mas rapido de lo normal y de repente todo se detuvo, y me dijo lo que tenia que decir: — Me voy —

— me ofrecieron un tabajo en el extranjero, y ademas de eso tengo muchos problemas aqui, y siento que me sentara bien estar lejos de eso.

la garganta, se me cerro solo atine a decir. — te voy a extrañar horrores, en verdad mucho.

derrame dos lagrimas despues de decir eso con las pocas fuerzas que me quedaron, y muchas, muchas otras mas al cuzar la puerta de su casa.

no la vi ni le hable en tres dias, le hable al cuarto dia, y la voz no me dio para sostener una platica real con ella, y tuve que colgar, el quinto dia pense verla, pero quedo solo en eso, el dia seis por fin la vi, pero no le hable, y ella no ni me vio ni me hablo, el dia de su partida, fui a su casa, y al abrirme la puerta se hecho a llorar, y me dijo que ella tambien me extrañaria mucho, yo con mis 21 años y ella con sus 33 los dos llorando como un par de niños, eran las 5:30 y el sol amenazaba con dejarnos, estuvimos abrazados asi, hasta que el sol nos dejo por fin. Se separo de mi al mismo tiempo que yo de ella me miro a los ojos, y por primera vez en mi vida la vi tal cual era, y mas hermosa de lo que nunca pude haber pensado, con los ultimos rayos de sol en su rostro y sus ojos bañados en lagrimas, su pelo al aire, con brillos sutiles, su piel con amarillos naranjas y rojos que se perdian poco a poco junto con el sol, la ternura de su rostro, la pose infantil de su cuerpo, la pequeña niña triste, y el mundo entero contenido en ella y en eso mismo instante, camine junto a ella, y y la bese sin decir nada, y del mismo modo nada dijo ella, solo se dejo querer y me quiso al mismo tiempo, recargue mi cabeza en su hombro bese su oreja, y dije

— no tendrias que irte, no ahora, no ahora que te quiero tanto como te quiero– y ella me dijo; –si fuera ahora, seria mañana, o en una semana o dos, o cuando fuera, y es justamente por que me voy que me quieres tanto como me quieres ahora, asi que me alegro que sea ahora y no tener que esperar otros tres años, para querernos asi.

— creo que tienes razon, y si tienes que irte ahora, antes de que lo hagas voy a tomar de ti todo lo que pueda, hasta la ultima gota de tu aroma, y el rincon mas pequeño de tu cuerpo la sensacion de tu piel con la mia, quiero tenerte en mi…

mis lagrimas brotaron de nuevo, y ella detuvo mis palabras con un beso, y yo leve mis manos a sus senos, sus dulces senos vestidos de seda, los acaricie por encima de su blusa, y ahi en el inmenso bacio de su cuarto, nos fuimos desnudando, lentamente desabotone su blusa, le di vuelta y la abraze por la espalda, en el ultimo boton bese su cuello, y robe un suspiro de su boca, recogí su olor y deje caer por fin su blusa, baje los tirantes del sostén y bese sus hombros, lo desabroche y deje desnudo su dorso, bese dulcemente su espalda, y desabroche su falda y segui besándola mientras abrie el cierre de la misma, y el trozo de tela, cayo lentamente el suelo, como si el tiempo se pausara, como si la tela se negara a dejar su piel, abraze sus piernas, y baje sus pantaletas su olor inundaba el aire, y parecia que me encontraba solo, solo y con todo al mismo tiempo, era mia como si fuera yo mismo, la acariciaba y la sentia como parte de mi, sabiendo que su dolor era

mia y su placer, de ambos, siendo uno solo, como si nunca hubieramos sido dos. bese sus senos, y esa aroma calido, y el sabor que senti tan parecido a leche en polvo, y un olor a talco, y una sensacion de ternura y abandono total, todo meparecia divino, y la dureza de sus pezones, y la presion de mi legua contra ellos, todo el aire me parecia lleno de calor, y casi intangible, bese sus senos hasta llenarme de ellos, y baje lentamente y bese su ombligo, y oli su piel y cada aroma diferente en cada parte de ella llegue a su sexo, y lo bese, lentamente fui abriendolo y lo recorri en cada rincon, sentia cada pliegue y sus manos suaves sobre mi nuca calidas y amorosas, dejandome hacer y guiandome al mismo tiempo, haciendome saber que disfrutaba de eso, mis manos presionando sus muslos sus caderas su trasero, y la miel de su sexo corriendo repentinamente, calida, lechosa, derramando y mi boca sintiendola y mi cuerpo apresando cada olor en el suyo, nos acercamos a la cama y se deja caer lentamente, y miro su cuerpo en el lugar donde esta y dos lugares antes de el como una estela de ella, que sigue de cerca al cuerpo para unirce todas en la cama, y al final del tiempo, mi sudor me llena y se une al suyo, mi cuerpo sobre del suyo, y mi alma entera en un instante, mi pene erecto, tomado en su mano y llevado a su vagina, la sensacion de sentir que todo se mueve por si solo, y ya nada depende de ti, y los movimientos acompasados que se hacen cada vez mas rapidos, y el sudor corriendo a mares, y sus ojos cerrados y los mios mirandolos, y justo al llegar mi orgasmo llego el suyo y con ellos un rio entero de lagrimas salio de mis ojos, y la quice tanto, y la extrañe tanto en ese intante, en que aun estaba conmigo, y nos quedamos dormidos, y perdio el vuelo de ese dia, al dia siguiente salio temprano, quizas no para algunos pero si para mi, pues a las 12:30 del dia yo seguia acostado en la cama, ella ya habia repuesto el vuelo para las 2:45 se habia vestido y salio sin decir nada mas, y yo la deje ir sin preguntarle, nada, y ase continue acostado hasta las 5 de la tarde, nunca la he visto de nuevo, ni le he hablado, ni he hecho intento alguno por saber que ha sido de su vida. creo que siempre me dio miedo que mi ultimo recuerdo, o lo ultimo que yo tuviera de ella, pudiera no ser mejor que aquella noche

Autor: Warm

wawprelatos_skin ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.