Mi primera vez sola con Javier

¡Comparte!

Me moría por sentirlo de nuevo, el temor de que nos vieran me daba más excitación y empezó a clavarme salvajemente su gruesa tranca y yo a moverme para sentir mejor su pene, él me tapaba la boca para que no gritara y al poco sentí que explotaba en un orgasmo poderosísimo, violento, que me hizo estremecer toda y sentir estertores por todo mi cuerpo.

Hola a todos los lectores de relatos de esta formidable página…

Este es mi primer relato que escribo, me decidí porque mi esposo me convenció de hacerlo, él ya había escrito varios en este portal, sobre nuestras aventuras en trío.

Soy una mujer casada que vive en alguna ciudad de Colombia y luego de varios encuentros en trío con mi esposo, me gustó mucho un chico llamado Javier, con el que salimos la última vez hace tres meses, y él cada rato me llamaba y me proponía a salir a solas con él.

Yo no me había atrevido hasta que un día que mi esposo salió, me decidí, él me llamó y me dijo que estaba solo en su apartamento, que fuera a donde él que me necesitaba, inmediatamente sentí muchos deseos y ganas de volver a sentir su inmenso pene en dentro de mi, por lo que arreglé todo para poder verme con él.

Tengo 35 años y me dicen que no los aparento, soy delgada, me dicen que muy bonita, cabello negro, tengo una cinturita estrecha, mis senos son pequeños pero paraditos y firmes, pese a tener tres niños. Javier es un chico de 27 años, muy apuesto, delgado y alto y poseedor de una herramienta deliciosa que me encantó la primera vez que salimos con él y ansiaba repetirlo.

Cuando supe que por fin  iba a salir sola con Javier, todo mi ser se estremeció y mi cuquita alborotada empezó a palpitar de deseo.  Senti un calorcito rico en la entrepierna sabiendo lo que me esperaba y me decidí a arreglarme para encontrarme por primera vez a solas con Javier, el apuesto chico con el que ya habíamos compartido dos veces en compañía de mi esposo pero en trío, ahora él me quería sola para él y yo moría de ganas por volver a sentir esa verga enorme que tiene y que tanto me fascina.

Me invitó a su apartamento y yo, aprovechando que mi esposo había salido y no volvería hasta el amanecer, me arreglé, acosté a los niños y tomé un taxi y fui a su encuentro, a visitarlo a su apartamento de soltero.

Cuando llegué, estaba súper asustada, muy excitada y con el corazón palpitando a mil, él bajó en el ascensor y me recibió con un beso, todo mi ser anhelaba sus caricias, me llevó a su apartamento y fuimos directo a su cuarto. Allí él se acostó en la cama y me hizo señas para que me acostara a su lado.

Me besó tiernamente y dirigió mi mano a su pene, que ya empezaba a pararse, me quité mi blusa y él me acarició mis senos, los besó tiernamente y los mordió de una manera deliciosa, tenía los pezones duros y paraditos por la excitación tan grande que me embargaba. Me empujó la cabeza hacia su pene, deseaba que se lo mamara y yo ardía en deseos de hacerlo.

Cuando se bajó su pantaloneta y pude ver el objeto de mi deseo, casi me muero del susto, ¡que enorme estaba!, ya había olvidado lo grande y grueso que era, senti más deseos aun de meterlo a mi boca y empecé a chuparlo con ardor.  Estaba durisimo, se ve que me deseaba mucho tambien él a mi.

Asi estuve un rato chupándolo, él me empujaba la cabeza hacia su pene con fuerza, como queriendo que yo lo metiera todo, pero era imposible, era demasiado grande y me hacía dar arcadas y se me pusieron los ojos llorosos por el esfuerzo, entonces me agarró y me colocó sobre él, me quitó mis pantaletas y acomodó su poderosa verga, durisima, gruesa y enorme en mi cuquita y yo poco a poco fui bajando despacito, hasta que lo tuve todo adentro… umm que placer tan divino…

Me encantaba esa verga tan gorda, grande y parada, empezó a moverse y yo a experimentar sensaciones indescriptibles de placer, que delicia, en segundos estaba toda mojada, como nunca lo había estado; él me miraba  y se reia de verme tan excitada y me decia: Estás muy mojada, me encanta verte gozando, ¿te gusta?

Yo le contesté que me encantaba ese pene tan grueso y delicioso y él continuó con su divino mete y saca, la sensación era tan deliciosa que no aguanté mucho y alli mismo me vine en un orgasmo fuertísimo y delicioso, como hacía tiempo que no lo sentía.

Me sentía totalmente llena, plena, Javier me hacía sentir cosas que mi esposo nunca me había hecho sentir, mi vagina estaba toda llena de él, de sus líquidos y los míos que se mezclaban en uno solo, era increíble el placer que este muchacho me estaba dando, nunca había tenido mi vagina tan repleta.

Después me hizo ponerme en cuatro patas y se hizo detrás de mi y de nuevo con su pene durisimo y super erecto me embistió salvajemente y traspasó mi vagina, llenándome toda y haciéndome gritar de gusto y placer, ¡que sensaciones tan ricas!, me moría de gusto, sentirlo a él dándome duro en esa posición, me llegaba hasta lo más hondo, cuando lo empujaba muy duro me dolia pero era un dolor placentero que me gustaba y me encantaba, cada vez sus arremetidas eran más fuertes y no pude aguantarme más y de nuevo me vine en estertores de placer, todo mi cuerpo se estremeció y de nuevo llené con mis líquidos su enorme y hermoso pene…

Él al darse cuenta de mi orgasmo, no pudo aguatar más y empezó a bombearme más duro hasta que se vino entre gritos, lo sacó de mi vagina y me llenó toda la espalda con su leche caliente, rica, deliciosa, quejándose del placer que sentía y diciéndome lo mucho que le gustaba.

Descansamos un rato y ya yo tenía que irme.  Me pidió un taxi porque tenía que encontrarme con mi esposo que me esperaba y me llevó al balcón de su apartamento, cerca al ascensor, donde mientras esperábamos el taxi, empezó a besarme y a acariciarme, diciéndome que quería cogerme alli, cerca al ascensor, estaba oscuro y eran como las doce de la noche y no había nadie pero le dije que no, que me daba miedo que alguien saliera y nos viera.

Él me dijo que no importaba, que quería que hicieramos algo loco y con sus besos me convenció de que se lo chupara de nuevo, no más meterlo a mi boca y de nuevo reaccionó aquel pene delicioso, grueso y enorme que tanto me gustaba, en segundos se puso durisimo, listo para la acción, y de nuevo me entraron unas ganas locas de sentirlo dentro de mi.

Él me besaba y metia sus manos por debajo del pantalón, acariciando mi cuquita, me bajó un poco el pantalón y las pantaletas, me colocó recostada al balcón, alli, en la oscuridad de la noche, viendo para el jardin, y poco a poco me empezó a clavar su enorme tranca, umm que delicia…

Me moría por sentirlo de nuevo, el temor de que nos vieran me daba más excitación y empezó a clavarme salvajemente su gruesa tranca y yo a moverme para sentir mejor su pene, él me tapaba la boca para que no gritara y al poco senti que explotaba en un orgasmo poderosísimo, violento, que me hizo estremecer toda y sentir estertores por todo mi cuerpo…

Todo mi ser se convulsionaba por el enorme placer experimentado y en ese momento senti su esperma caliente llenándome toda la cuquita, que delicia, cuanto quería eso, precisamente estaba llegando el taxi, nos acomodamos, me dio un largo beso de despedida y me acompañó hasta el auto, prometiéndome volver a repetirlo.

Fue una noche deliciosa que espero volver a vivir con muchos deseos, se cumplieron mis fantasias y he quedado prendida de ese maravilloso pene de Javier, quiero otra vez volver a salir con él…

Autores: nelsonyblanca

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. mmmm q rico nomas de leer este relato ya me dieron ganas de cojer ya estoy toda mojadita como quisiera estar en tu lugar

  2. Excitante y buen relato, nos sentimos identificados con el, falto que contaras que reacción tuvo tu marido cuando le contaste,si te follo como loco de excitación al saber que te habías comido otra polla sin su presencia.
    Nosotros también somos de Colombia y hemos vivido maravillosas experiencias aquí relatadas, titulo, una fantasía hecha realidad, por Juan y Luna y un apasionado y delicioso encuentro, por luna1069.
    Esperamos sean de su agrado un abrazo y besitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.