Un giro de 180 grados (II)

¡Comparte!

Bueno, aquí esta la chiqui con mas de sus historias.

Esto me ocurrió dos semanas después de haber realizado el sexo en pareja con mi amiga y sus dos amigos (Samuel y Eduardo).

Un sábado por la noche estaba en mi casa, un poco aburrida por que no tenia nada que hacer y no había recibido ninguna invitación, cuando entre a mi cuarto con la intención de quitarme la ropa para irme a dormir, escucho que alguien me llama, era la voz de una mujer:

– Chiqui, chiquiiiiiiiiiiiiiiii.

Salí a ver quien era y era Maria mi amiga que estaba en compañía de Eduardo, Samuel y otro chico mas llamado Abrahán.

Lo cierto es que salí, les abrí la puerta y los hice pasar.

-Chama te vinimos a buscar para irnos de rumba -me dijo Samuel-.

Pero en esos momentos se me hacia algo difícil salir, mi mama, que es una mujer muy joven y bastante rumbera no se encontraba en casa (vivo con mis padres) y es ella quien cuida de mis hijos, debo recordarles que tengo 2 bebes, los niños estaban dormidos, solo tenia que esperar que llegara mi mamá.

Pasada como media hora llegó mi mamá, ya eran como las 11:30 de la noche, sin pensarlo le dije que me iba de rumba con los muchachos, quería irme a cambiar ponerme mas adecuada para salir y Samuel me dijo que no, que le gustaba como estaba vestida y era suficiente con que yo le gustara a él.

Esa noche llevaba una falda negra larga y ajustada, una blusa negra, pegadita y descotada, donde se me marcaban muy bien mis pechos (creo que era eso lo que lo tenia embobado), además, cuando estoy en falda o vestido no uso pantis, por lo tanto esa noche bajo mi falda no había mas nada, solo mi concha al aire libre.

Maria estaba algo molesta, ya que si recuerdan mi ultimo relato les decía que Samuel era el gran amor de ella y desde la noche que conocí a Samuel la desplazó a ella para quedarse conmigo, ella decía que no le importaba, pero en el fondo sé que si, a mí me incomodaba aquella situación, aunque ella de igual forma no perdía tiempo con Eduardo.

Al salir de mi casa nos fuimos a un café, allí nos conseguimos con otros chicos, nos tomamos unas cervezas y a eso de las 2:30 de la mañana, Samuel me dijo que nos fuésemos a su casa. Le dije que si, pero no nos fuimos solos con nosotros se vinieron Maria, Eduardo y Abrahán.

Ya en la casa Samuel de una vez me metió a su cuarto, me empujo contra una de las paredes y bajo la parte delantera de mi blusa dejando mis tetas al aire, a las cuales brinco, y se las metió en la boca, chupándolas o mordiéndolas como un loco, cosa que empezó hacerme perder los estribos, empezó a quitarme toda la ropa y yo a quitarle la de él, cuando llegue a su boxer, su pene ya salía fuera de él, es que de verdad es enorme, grueso y muy venoso, ( ummmmmm como me encanta), así fue que me dedique a es pene enorme, primero recorriéndolo con mi lengua de arriba abajo, pasando por sus bolas y chupandolas a cada una, para luego volver a subir a su glande para seguirlo lamiendo como una chupeta riquísima para al final zambullírmelo todo dentro de mi boca ( bueno solo una parte, es imposible tenerlo todo en mi boca por su tamaño), luego el me giro y me tiro en la cama y coloco su cara de tras de mi para así lamerme, chuparme y besarme mi trasero de la forma mas deliciosa que jamás me lo hubiesen hecho, mientras me comía allí, pasando su lengua por todo el alrededor, lo hacia rápido y de forma circular, y en algunos momentos la metía dentro agitándola muy rápido, con su mano jugaba con mi conchita, llevaba parte de mis jugos hacia mi clítoris y me lo acariciaba, mientras otro de sus dedos se introducía en mi vagina.

Estando allí, entro Abrahán completamente desnudo, cosa que les confieso me molesto, pero mas atrás de él entraron maría y Eduardo también desnudos, imagino que venían de hacer cosas ricas ellos tres afuera, cuando vi a Maria y a Eduardo se me pasó la molestia un poco.

Así fue como Abrahán mientras yo cabalgaba a Samuel me busco mi culito para tocarlo, pero fue difícil, no quería que me tocara, el no es feo, al contrario es bastante simpático, pero sencillamente no había feeling y no me gustaba, y si no hay feeling no funciono, así que cada vez que el me tocaba me bajaba la calentura que llevaba dentro.

En un momento estando Maria y yo tumbadas una al lado de la otra y Samuel y Eduardo sobre cada una de no

sotras penetrándonos con mucha fuerza, parecía que la cama se venia al piso, Abrahán estaba con su pene en la boca de mi amiga, mientras esto ocurría Samuel, se dirigió hacia las tetas de Maria, como estaba muy cerca de nosotros llego con facilidad, ver semejante escena me llevo al clímax del placer uffffffff, no aguante y empecé a gemir y a chillar como loca, estando así Samuel también llego dentro de mi ( o mejor dentro de su condón), hay hubo un cambio de posición yo me subí sobre Eduardo aun tenia muchas ganas, Eduardo es el tipo de hombres que es muy gritón, recuerdo que gritaba y se reía como loco, esto ocurría mientras Maria le daba una buena ración de sexo oral a Samuel con la intención de volverlo a poner en acción y Abrahán, se lo introducía a Maria por el culo. Eduardo queria que brincara sobre el, intente hacerlo, pero en cada metida sentía el pene en mi garganta jajajaja y como me dolía así que hacerlo me costo un poco.

Luego de un rato decidimos descansar, estando unos acostados unos al lado del otro comenzó Abrahán a tocarme y a decirme cosas como que rica estas mamita, que cucota tan enorme tienes y cosas así, cosa que como ya les dije no me gustaba y nos les miento si les digo que hasta asco me producía, por eso le dije A Samuel que tenia ganas de ir al baño, que me acompañara, cuando llegamos al baño le explique que era lo que me pasaba con su amigo, el entendió y me pidió disculpa por meterlo a él , le dije que no había problema, lo cierto es que allí en el baño él se sentó en la poceta y yo me senté en sus piernas, de espaldas a él, mientras me agarraba por las caderas y me subía y bajaba con muchas fuerzas, me estaba volviendo loca de placer, en un momento me levanto abrió el agua de la regareda y me nos metimos en el agua, me pego a la pared, me abrió las piernas y me subió a el, cuando me di cuenta tenia mis piernas sobre las caderas de Samuel y estaba completamente penetrada, el soportaba mi peso con la pared y así inicio un mete y saca riquísimo, por un momento empezamos a caernos y lllgamos al piso y así fue como empezamos hacerlo en el piso, el me penetraba con mucha fuerza, así como me gusta y por momentos empezaba a hacer movimientos circulares dentro de mi que me enloquecían y…. y… Dios me vengo, me vengo en medio de convulsiones de placer ahhhhh, siiiiiiii.

Cuando volteo mi cara noto que esta Eduardo parado allí al lado de nosotros masturbándose mientras observa la escena, Samuel me ayudo a parar del piso, yo ya estaba sin fuerzas, el me dirigió de espaldas hacia Eduardo y este ubicado en mi espalda, (podía sentir lo caliente d su pene entre mis piernas) empezó a tocarme mis tetas, él se sentó en la poceta e hizo que me sentara sobre su pene, pero que su pene entrara en mi culito, ayyyyy, me duele, a pesar de lo dilatado Eduardo lo tiene grande y me duele, le digo que no, pero me apretó con fuerzas y empezó a deslizarse hacia atrás y con él me llevaba a mi hasta que apoyo su cabeza en la pared, lugo se vino Samuel y empezó a introducirlo por mi concha. Solo bastó que viese cuales eran las intenciones de ellos para que se me pasara el dolor y se convirtiera en placer, Me querían penetrar los dos, que rico, así fue, ayyyyyyyy, Dios, rico, Samuel me lo introdujo todo, ellos se quedaron quietos, pero fui yo quien estaba a punto de un orgasmo sensacional quien empezó a moverse, o a intentar hacerlo estaba completamente estripda por ellos dos, así fue como ahhhhhhhh, siiiiiiii, empecé a gritar de placer, si si si, no quería que aquello acabara jamás, no volví a sentir mas dolor, solo placer y no había pasado todavía el orgasmo cuando venia otroooooo, creo que este es mas fuerte, mas intenso, ahhhhh, no lo voy a aguantar, quería que me quebraran, me partieran en dos, los chicos se movían con lentitud, quizás por lo incomodo que se encontraban y yo les pedía que me dieran duro y con fuerzas y trataron de complacerme para …. para ahhhhhhhhhhhh siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii otroooooooooooooo ummmmmmmm ummmmmmmm ahhhhhhhh.

luego de esto, ellos se salieron de mi y empezaron a meneárselas frente a mi cara hasta que se corrieron y me llenaron toda de su leche, me tragué la que me cayó en la boca (cosa que me encanta), luego se las limpié con mi lengua. Eduardo regreso con Abraham y María y Samuel y yo nos quedamos bañándonos, cuando regrese a la habitación, Abra

hán me recibió con una Nalgada y me dijo: "cuando me toca a mí?, a lo cual le conteste nunca, por que ya es hora de irnos, así fue como le dije a Eduardo que era el dueño del carro que me llevara, y así fue, llegue a mi casa con el amanecer, pero mi amiga quedo aun endemoniada y siguió la rumba con ellos tres en la casa de Abrahán.

Espero que les halla gustado esta nueva historia.

Gracias por sus comentarios

Autor: Chiqui

Chiqui2731 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.