Una semana de trabajo en Valencia (II)

¡Comparte!

Continuo contandoos mi historia

Nos duchamos, nos vestimos y salimos de la habitación como dos desconocidos, entramos en el ascensor y me pregunto que cuando me iba, le dije que el viernes, y se callo. Por la noche entendió él porque de esa pregunta, pero eso ser otra historia que contare mas adelante, si os ha gustado claro esta

Ese día fue largo, reunión con el cliente y montaje de mi trabajo, ya sabéis si alguien ha tenido que ir fuera de su provincia a trabajar fuera, todo lo quieres hacer cuanto antes para irte a tu casa.

Cuando me di cuenta eran las 8 de la tarde, así que recogí los aparatos y me dispuse a marcharme al hotel.

Cuando llegué al hotel desde que entre hasta que llegué a mi habitación estuve buscando a mi azafata preferida y recordando su pregunta de cuando me iba. Pero nada, no la vi por ningún sitio, ni en recepción, ni en el bar, ni en el comedor, ni en la piscina, la cual estaba cerrada, procedí entonces a ir a mi habitación, desnudarme, y darme un buen baño. Abrí la habitación encendí las luces con la esperanza que estuviera allí pero nada no había nadie.

Me limite llenar la bañera hasta arriba de agua caliente, siempre me suelo duchar pero esta vez necesitaba relajarme.

Me metí en la bañera, me puse el diskman cerré los ojos para relajarme, no se cuanto tiempo paso dos tres canciones cuando note una presencia en el cuarto de baño, estaba a oscuras y no podía ver bien, solo notaba una figura delante de mí que estaba hablando peor no la escuchaba acausa de la música que tenia puesta, cuando me quite los cascos, lo único que llegue a percibir era de que no hablara y me quedara callado. Pero esa voz, me quede callado y vi como la silueta se desnudaba y se acercaba a mí, yo seguía pensando en esa voz … no la conocía quien era esa chica, que estaba enfrente de mí. Al igual que se desnudo y se acerco hacia mí si decir nada se metió en la bañera enfrente de mí. Cuando se acomodo hubo un silencio, no sé cuanto duro pero me dio a pensar, quien era como había entrado, esta no era mi azafata de la noche anterior sonaba parecido pero era más pequeña de estatura … mi cabeza empezó un largo bombardeo de preguntas y ese silencio, era como si pasara la vida en solo dos segundos, pero eternos.

Al cabo de unos segundos que me parecieron eternos, volvió hablarme. Su voz sonaba como muy tímida como si estuviera esperando que dijera algo y la interrumpiera.

Entonces me dijo, que se llamaba M… que era de Valencia que tenia 18 añitos que había cumplido dos idas antes, y después de decirme varias cosas mas, me dijo que era la hermana de mi azafata, que esta le había contado lo que paso el ida anterior y por la mañana. Y que como no la había regalado nada por su cumpleaños pues le comento que seguramente a mi no me importaría que yo fuera su regalo.

Me quede alucinado así por que así acababa de ser el regalo de una niña de 18 añitos, la verdad es que no me importaba y si la hermanita pequeña era la mitad que la mayor podía ser otra noche increíble, en mi vida me había pasado nada de esto y en dos idas dos veces. Pensaba que era mi semana de la suerte y que tendría que aprovechar todo lo que podía A todo esto ella se había puesto mas cómoda en la bañera y me había puesto un pie encima de mi cuerpo, estabamos uno enfrente del otro y nuestras piernas se había entrelazado cosa normal cuando están dos personas en la misma bañera. Y yo por instinto había cogido un pie y lo estaba masageando Cuando de repente me quede helado, como si todo el agua de la bañera en un segundo se hubiera congelado cuando aquella niña siguiendo con su tónica de que me estaba contando todo me soltó como un jarro de agua fría, que aunque era un regalo no lo quería ya que a ella le gustaban las mujeres mas, que tenia una compañera con la que disfrutaba etc… y que no se lo había dicho a su hermana por vergüenza y que en casa no sabrían como se lo iban a tomar así que lo mantenía en secreto.

No pude callarme mas y rompí mi silencio, para decirla que porque se había presentado allí entonces, se había desnudado y estaba en la bañera. A lo que ella me contesta que su hermana había entrado con ella hasta la puerta y que al ver que estaba en el ba&n

tilde;o la había incitado a que entrara y, como conocía a su hermana hasta que no había escuchado que se metía en la bañera no se habría ido. Así que allí estaba.

Volví a la carga y pregunte porque no se vestía y se iba si no quería estar allí. A lo que me respondió que le estaba gustando mucho el que le diera un masaje en los pies y que el agua estaba estupenda. En ese momento no me di cuenta pero claro yo estaba dándole un masaje a su pie así que le dije que cambiara de pie, con lo que aproveche a poner mi pie cerca de la entrada de su cuevecita, ella seguía contando cosas de su pareja, que le gustaba y demás cuando estaba enamorada de su pareja, que no venían a cuenta, cuando en un descuido empece a cercar mi dedo gordo a la entrada de su coñito ella no se dio cuenta pero en un segundo le puse el dedo en su rajita y muy despacio lo movía rítmicamente, al cabo de unos segundos dio un suspiro y se incorporo de un golpe.

Diciéndome que estaba haciendo a lo que le respondí que estaba masageando sus pies para que se relajara y de paso le estaba relajando otra parte.

Se quedo por unos instantes en silencio y sin mas se sentó en la misma posición de antes y sin decirla nada cogió mi pie y volvió a ponerlo a la entrada de su cueva.

Por unos instantes los dos nos quedamos callados en la oscuridad del cuarto de baño, apenas nos podíamos ver, se apreciaba la silueta y lo demás lo dejabas a la imaginación, yo por supuesto seguí con lo que había empezado y poco a poco notaba como mi compañera de baño empezaba a jadear debía de estar mordiéndose los labios, ya que no articulaba palabra y su respiración era cada vez más jadeante. Por mí, yo seguía con lo mismo con el dedo gordo del pie dentro de su coito y cada vez iba introduciendo todo lo que me daba el dedo En un momento dado ella metió la mano bruscamente dentro del agua y me cogió el pie, haciendo que parara, se puso de rodillas y se sentó encima de mi pie, introduciéndose parte de mis dedos, yo por supuesto me empece a masturbar lentamente y ella empezó a mover su culito arriba y abajo. No la estaba penetrando con los dedos. Se había puesto de tal manera que el roce de mis dedos con su clítoris la estaba transportando. Sin darnos cuenta habíamos quitado el tapón de la bañera y nos habíamos quedado sin agua. Pare a mi compañera de juegos me levante cogí la manguera de la ducha y abrí el agua. Esta se me debió quedar mirando y me decía que no parara que no era ese el momento de ducharnos. La levante me puse a su espalda , y la empece a frotar lentamente acercándome con una mano a su coñito y con la otra pegándola a mi cuerpo para que sintiera mi pene en plena erección. Cuando quiso darse cuenta ya la tenia bien pegada a mí teniendo mi pene entre su culito que la tenia respingón, con una mano la estaba metiendo en su coñito abriéndome paso entre sus pelitos y llegando a su clítoris el cual masageaba fuertemente. Ella se empezó a estirar como si fuera una gata en celo, por un lado la sensación del agua fría cayendo en su pecho y por otra mi mano entrando saliendo acariciando su coñito la estaba volviendo loca, de vez en cuando entre suspiro jadeo decía – no puede ser, paraaaa – y volvía a callarse. Después de unos minutos la di la vuelta y me quede mirándola a los ojos, me acerque a su boca y poco a poco la fui besando, el primer beso fue reacia pero seguí insistiendo y después de un par de besos empece a bajar a sus pechos, (dios mío que cuerpecito, era igual al de su hermana pero más baja de estatura un pecho pequeño pero arriba del todo una cintura que la abarcabas casi con las manos, y un culito q quitaba el hipo.) Empece a comerlos muy despacio acariciándolos despacio para seguir con un ritmo mas fuerte hasta llegar a darles unos mordisquitos que ella los recibía con pequeños gritos de jadeos. Mientras yo me entretenía con sus pechos mi mano izquierda había bajado por detrás de su culito respingón y le había metido un dedo en su coñito para seguir con lo que estaba haciendo.

Poco a poco fui bajando hacia su coñito mojado tanto por sus jugos como por el agua de la ducha que nos caía a los dos. Cuando llegue a su entrada le separe una pierna y la alce para introducirle mi lengua sin compasión, en ese momento chillo como si hubiera explotado, había tenido un orgasmo como una catedral teniéndose

que agarrar a mis hombros para no caerse. Cuando recupero el aliento me decía que no podía ser que esto no estaba bien que a ella le gustaban las mujeres y que no podía ser lo que estaba haciendo, que iba a pensar su novia, que …. le tape la boca con un dedo, cerré la ducha, y salí de la bañera y fui abrir la puerta para que entrara un poco mas de luz de la habitación, no quería encender la luz todavía, busque una toalla y le dije que saliera de la bañera, la arrope y la empece a secar lentamente, muy despacio entreteniéndome en sus pechos los cuales ahora veía mejor, unos pechos pequeñitos redondos y empunta mirando hacia el techo, seguí por su tripita su cintura y llegue a su coñito, se veía un coñito apenas cuidado con una mata de pelos no muy densa pero no cuidada. Me entretuve durante unos segundos más. Mirándolo muy despacio, no quería perder ni un detalle de ese cuerpecito, seguí por sus piernas y sus pies aquí le di la vuelta y empece al revés de abajo hacia arriba, llegando a su culito era precioso redondito mofletudo y respingon uhhhh un sueño. Llegue a su espalda y al llegar a su cuello, no pude evitarlo y la di un mordisco agarrándola de nuevo por detrás con una mano en su cintura apretándola contra mí y con la otra agarrándola un pecho, así estuve unos segundos mordisqueándola y besando su cuello, a la vez volví a meter la mano hacia su coñito volviendo a cariciarlo.

Después de unas cuantas caricias ella no sabia ni con quien ni donde estaba, me cogió de la mano y nos fuimos a la cama se tumbo boca arriba cerro los ojos, yo fui subiendo poco a poco desde sus pies, muslos hasta llegas a su coito, le abrí un poco las piernas, empece a besarla entre los muslos la entrepierna para llegar a su clítoris, solo torcalrlo con mi lengua se estremeció y empezó a decir – sigue así Mari si ahiiiiii – supongo que Mari seria su novia pero en ese momento no me importaba que me llamara Juana o Pepa, el caso es que aquel coñito sabia a gloria. Seguí chupándolo, hasta que a la vez que le chupaba le empece a introducir un dedo en su cuevecita, empezó a chillar se mordía la mano y la imagen de ella encorbada abierta de piernas era increíble. Yo seguí con lo mío y sus flujos estaban manando como una fuente, me separa un poco sin dejar de meterle el dedo en su coñito le empece a meter un segundo dedo el cual una vez empapado lo retire de su coñito, sin dejarla de que pudiera actuar le volví a chupar su clitoris pero esta vez el dedo que había sacado se lo empece a introducir por su culito. De un golpe se lo introduje hasta el fondo, me di cuenta que nunca se lo habían tocado el culito porque se quejo llamándome hijo de ….. pero no tardo en volver a chillar pero de placer.

Le estaba introduciendo un dedo en su culo, otro en su coñito, y por ultimo le chupaba su clitoris, no tardo en correrse como una loca pegando un grito ahogado que parecía como si le estallase la garganta, callo rendida, pero sin dejarla un segundo en paz, me puse encima de ella y le introduje mi pene, entro abriendo parez pero estaba tan lubricada que apenas costo que se la metiera hasta el fondo. Así encima de ella empece un mete saca rápido, la verdad es que tenia la polla que me iba a estallar era ya demasiados juegos para poder entrar en este coñito que estaba delicioso. Pensaba que me iba a rechazar, pero se agarro a mí como si me fuera a escapar, en ese momento pare un poco el ritmo, ella bario los ojos de golpe me pedía que siguiera que no parase que se iba a correr otra vez, un par de veces mas y soltó un pequeño gemido, el cual empezó a subir de tono a la vez que yo incrementaba mi ritmo y estallaba dentro de ella.

Caímos los dos como si fuéramos estatuas de plomo encima de la cama. Allí quedamos los dos abrazados y agotados.

Pasaron como diez minutos todavía seguíamos abrazados y mi pene sin necesidad de que lo estimulara empezó a crecer de nuevo, me quede mirando a mi pareja, ella me miro y sin decir nada me hizo que me tumbara, agarro mi pene y sin dudarlo un segundo se lo metió en la boca chupándolo como si fuera lo ultimo que hiciera, subía y bajaba como si lo hubiera echo toda la vida, cuando ya tenia mi polla a reventar de un golpe se puso encima de mi y se la introdujo hasta el fondo, se paro un minuto como intentando acomodarse a lo que estaba pasando, Mi pene no es que sea grande tamaño media nacional, pero creo que hacia mucho que no se introducía nada y se tenia que dilatar.

Me

miro y empezó a cabalgar subía y bajaba despacio quería sentir todo desde el principio hasta el final, y yo me estaba volviendo loco de placer. Las sensaciones eran increíbles. La pare un segundo y la hice que se echara encima de mí quería besarla morderla, ella sin dejar de moverse me beso, en esa posición empece a acariciar su espalda, hasta llegar a su agujero del culo el cual empece a estimular ella sin dejarme de besar y con unos gemidos de placer me miro y en voz baja me dijo que fuera muy despacito. La verdad es que no llegaba a mas que poder tocarle el agujerito y no queria que dejara de cabalgar encima de mí, pero quería también ese culito así que la quite de encima de mí, y la puse a cuatro patas, ella sabiendo de lo siguiente que iba a pasar se agarro a la almohada y metió su cabeza en ella.

Cogí un poco de crema y empece a untarla alrededor de su agujero, poco a poco iba metiéndole un poquito el dedo, pero ella contraía su culito según se lo tocaba. Así que en esa posición me ti mi cabeza entre sus piernas y empece a comerle su clítoris rápidamente para que así se relajara, volviera ha hacerle lo mismo de antes un dedo en su coñito y poco a poco otro en su culito a la vez que le chupaba su clítoris, cuando ya estaba a punto me puse detrás de ella y una vez me embadurne mi pene con crema me acerque a su entrada, tenia un agujero estrecho pero entre los jugos que producía su coñito y la crema que le daba empezo a dilatar rápidamente. Le introduje la cabeza y se incorporo pegando un pequeño grito muy agudo, después de dos segundos sin compasión se la introduje toda entera, ella grito mordió en la almohada y sus gritos de dolor se ahogaron en esta. Empece un mete y saca despacio y a la vez empece a tocarle su coñito si su coñito era una delicia, su culo era increíble, notaba toda sus paredes y como de deslizaba mi pene dentro y fuera de ella, No tarde mucho y la verdad que no me fije en ella estaba demasiado absorto en la sensaciones que tenia, pero en unos segundos le dije que iba a estallar que no aguantaba mas, a lo que ella quitando su cara de la almohada me empezo a gritar –Córrete córrete cab…- Soltó un Dios en un grito cuando yo me corría como si fuera la primera vez que lo hacia esa tarde. Y cada embestida que le daba soltando mi semen en su culito ella regulaba diciéndome que la llenara.

Volvimos a caer rendidos en la cama quedándonos medios dormidos. Pasaron unos veinte minutos ella se movió y yo me quite de encima de ella. Se incorporo y se puso de pie le iba chorreando todos los líquidos de mi corrida. Se metió al baño y se lavo, salió con la ropa y se vistió delante de mí. Me miro y me dijo que se lo había pasado muy bien pero que si me volvía a ver que no la dijera nada que ese dia no había existido que ella quería mucho a su novia y que no quería saber nada más.

Me dio un beso en los labios y se fue.

La volví a ver pero esa es otra historia, que si os a gustado ya os la mandare.

Autor: acmadre

acmadre ( arroba ) pobladores.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.