Mi adorable novia Virginia (XVII) – En el hospital – Parte 5

enfermera 5

Disfruta de la parte 4 de Mi adorable novia Virginia (XVII) – En el hospital

– No, tío, no es lo que parece! Venga, venga usted! – aún abrazada a don Jorge con una mano, con la otra baja la cremallera del pantalón de mi tío, le saca el pene algo morcillón por la escena y empieza a masajeárselo hasta que ya empieza a endurecerse. Mi tío cierra los ojos y, al cabo de un momento, no resiste la habilidad masturbatoria de la mano de la chica y eyacula en ella. Virginia enseguida, lleva el semen de su mano a su boca y la lame con avidez – Que rica que está su lechecita, tío, ya no me acordaba! Hmmm!

– Oh, bueno, gracias, sobrinita!

Ella abraza de nuevo a don Jorge que le sigue bombeando el culo y con una mano le coge los testículos, se los acaricia, los aprieta y anima al hombre mayor:

– Va, don Jorge, deme su leche, por favor, mi culo está que arde con su tranca, que es la mejor, la más gruesa, la más dura, la más larga… hmmm, por favor, córrase, no puedo más, va! – hasta que el caballero llena el culo de mi novia con su abundante semen. Ella le corresponde lanzando chorros y más chorros de su ambrosía a la barriga de don Jorge. – Oh, gracias, don Jorge, gracias por su leche!

– Prima, de verdad que estás hecha una buena putita guarra!

– No digas eso, David! Tú estás casado! Qué diría Graci, tu mujer, de estas palabras?

– No metas a mi mujer en eso!

– Si tú me llamas puta, yo te llamo a ti marido infiel!

– Va, no discutáis, chicos! – riñe mi tío.

– Vaya, por fin! – exclama contento el doctor al entrar en la habitación! – Enfermera Kitty, no la encontraba por ningún lado!

– Cómo? Enfermera Kitty? – dicen todos sorprendidos.

– Ven como es verdad, colegas? – dice el doctor Sáez dirigiéndose a los siete médicos que le acompañan – Es o no es guapa esta nueva enfermera? Además, es zorra o no? Mirad, enculada por un paciente y con la espalda y el culo lleno de semen de estos chicos y de este otro caballero! Y lo mejor, veréis que tiene unas eyaculaciones vaginales nunca vistas. Ven, chica, ven! Terminó usted verdad, caballero?

– Sí, ya acabé dentro del culo de la enfermera. Ya saco el pene, doctor. – quita el pene del ano de mi chica y ante todos se descubre muy abierto, húmedo y vertiendo semen hacia los muslos.

– Veis, es guarrita o no la niña? – pregunta el Doctor Sáez.

– No, diga eso, doctor! Por favor! No era mi intención… es sólo que… yo… bueno… mi novio…

– No pasa nada,enfermera zorrita. Venga, doctores, aprovechen que la chica está tan abierta y mojada!

– Se la ve muy putita, la verdad!

– Y está superbuena! Vaya tetas!

– Y qué culo!

– Y qué carita de ángel pícaro y malote!

– Oh, y la muy zorrita se depiló completamente el pubis y la vulva, como a mí me gusta!

Los doctores se sacan el miembro viril y empiezan a masturbase ante mi novia. Ella al principio siente vergüenza pero enseguida le puede más la tentación y empieza a sorber los penes de los doctores. Mis primos vuelven a estar excitados y también se masturban al lado de los médicos. Ella se muestra cariñosa con todos y besa sus vergas, las chupa, las masturba. Luego se sienta en la cama, abre sus piernas e introduce sus dedos en su vagina. Luego los chupa. Se acaricia los pechos ante todos y besa sus pezones. Después se recuesta encima de la cama, boca abajo, y muestra el culo y el sexo a todos. Los siete doctores no resisten la tentación y la van enculando por turnos. Mi tío ya vuelve a estar empinado y coge a mi novia, la aparta de la cama, la pone a cuatro patas, le penetra el ano y empieza a bombearla. Los sobrinos aprovechan que tiene los pechos apuntando para abajo y se los maman con placer. Uno de los doctores se pone bajo mi novia y la empieza a follar en una doble penetración con mi tío.

– Mirad, mirad, veis como es cierto?! Ya empieza a lanzar chorros de squirt! Que cantidad! Y qué sabroso! – exclama el Doctor Sáez.

– Ay, hmmm, ay, es que no puedo resistir! Me voy, me voy, uah! – grita mi novia.

– Uh, me corro, me corro! – aúlla mi tío mientras llena el ano de la chica.

– Toma, toma, oh! – exclama el doctor que folla a mi novia mientras eyacula en su vagina.

– Oh, ah, que caliente vuestra lefa, ah, ay, me voy, me voy! – vuelve a gritar Virginia ante su nuevo y húmedo orgasmo. – Ay, más, por favor, quiero más leche, venga, ay, más pollas, más pollas! Folladme, folladme!

Valentín y Diego no se hacen de rogar y juntan sus penes y dan por el culo simultáneamente a mi futura esposa. David, mientras, le folla la boca. Los doctores, por turnos, van penetrando el coño de Virginia. Ella no puede sentir más placer y corresponde la amabilidad de todos con más y más eyaculaciones de su ambrosía. David no puede resistir más y le llena la boca de semen:

– Ah, uy, toma, toma, puta, guarra!

– Ay, David, ya está bien, por favor, pero que buena que está tu leche, dámela toda, hmmm!

– Puta, cerda! Pobre, Juan, cornudo por tener a una puta de novia, ay, toma, toma, bebe, puerca!

– No insulte a la chica, hombre, que ya está bien! – riñe un doctor mientras folla a mi novia.

– Es una princesita guapa i sexy, qué chica tan caliente! – se admira otro de los médicos.

– Qué os decía? – dice admirado el doctor Sáez – Qué buena que está!

– Por favor, denme más, más, por todos lados, sí, ay, hmmm! Chupadme los pechos, doctores, así, así, bien fuerte, mis tetas son todas para vosotros, oh! Ay!

– Pero que guarra, sobrina!

– Tío, no diga eso! Que bien que me ha estado follando, ay, sí, así, que bien, doctores, mis tetas, mamad! Venga, don Jorge, va señor, no tiene usted ganas que se la chupe un poco y así me da su lechecita que está tan rica? Va, que ya me bebí toda la de mi primo David!

– Uy, hija, no sé, es que ya me corrí dos veces y eso para mí es mucho.

– Venga, venga, así, mire cómo se la beso, oh, que polla más rica, ya empieza a endurecerse y a crecer! Mire qué le hago con la lengua! Le gusta, le gusta, don Jorge? Le gusta o no le gusta?

– Hmm, sí, ya se me pone tiesa, ya, eres la bomba, enfermera Kitty!

– Es que su polla es muy gustosa, don Jorge! – se admira mi novia con el pene del señor mayor que le folla la boca, mientras los demás hombres maman sus pechos, los besan, los pellizcan, los lamen y mordisquean, mi tío la folla junto con uno de los doctores…

– Pero qué pasa? Oh! – se sorprende un enfermero al entrar en la habitación y ver a una chica muy atractiva chupando el pene a un paciente mientras unos doctores le maman los pechos. Enseguida se da cuenta que varios médicos y mi tío están con el miembro fuera y se masturban ante mi novia.

(CONTINUARÁ)

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

7 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *