Últimas historias

  • fin especial

    Fin de semana especial

    Estás nerviosa intranquila, te mueves, miras a un lado y a otro, llevas más de media hora de pie junto a esta fuente del parque, tan solo cubierta por este vestido blanco casi transparente en el que se marcan de manera evidente cada una de tus curvas, tus pechos, tus pezones levantados, tu pubis de […]

  • MiniRelato de mi sumisa

    Hola, este relato es verídico y es un ejercicio que le pedí a mi sumisa; una corta redacción de al menos una página sobre uno de nuestros encuentros. Si alguien quiere opinar sobre la valoración que debiera darle a mi sumisa por la redacción, adelante, bienvenido sea. Los hechos son recientes, muy recientes, no han […]

  • Mi vecinita del quinto

    Infidelidad. En mi edificio hay mucha gente mayor, y la juventud se concentra en mi vecina del quinto, una chiquilla de apenas 20 años con el pelo castaño que le llegaba hasta los hombros, ella es delgada con un poco de pecho un culo chico pero apretado.

  • Me cogen en el baño de mi casa, Soy Lizette II

    Hetero. Ahora soy adicta al semen. Desde que le comencé a poner los cuernos a mi esposo, he descubierto distinto placeres, como el voyeour, el sexo en la calle y mi afición por el semen que adquirí después de la aventura que les conté en el micro, y también he tenido varios amantes,  algunos son […]

  • carta cornudo

    Carta a mi marido cornudo

    No se como agradecerte que me abrieras los ojos, y felicitarte por tu logro, después de tanto tiempo has conseguido tu objetivo, que yo disfrute de cada relación, y tú ser el “Esposo Cornudo” que tanto has deseado. Gracias por incitarme a dar el paso, sin tu insistencia, ni se me hubiera ocurrido, creo que […]

  • La profesora: “Con los ojos vendados”

    Capítulo 2 “Con los ojos vendados” Al día siguiente Sandra llamo al celular de Tomas, quería verlo y hablar con él sobre lo que estaba sucediendo -Hola Tomas como estas -Bien profesora Sandra, perdón Srta. Sandra -Ya deja eso Tomas y sobre lo mismo es que quiero hablarte -¿Qué sucede profesora Sandra? -Esto del juego […]

  • Nunca pensamos que surtir el gas terminaría en un embarazo

    Saludos amigos Ya hace mucho que no escribía pero nunca he dejado de leer los relatos, para mi es casi como leer el periódico. Procuro hacerlo con mucha regularidad o casi a diario. Nosotros somos una pareja ya de varios años, hemos realizado muchas fantasías juntos algunas que ya les he escrito aquí y otras […]

  • El estacionamiento de la feria

    El presente relato es real, sin embargo omito fechas y nombres con la finalidad de proteger la  identidad de los protagonistas Buen dia mi nombre es, digamos Juan, vivo en el DF y tengo 25 años, y esta historia acontece cuando decidimos conocer la Feria de San Marcos este año, me acompañaron algunos amigos del […]

  • Mi esposa y mi cuñada

    Carmen se sacó mi verga y se la metió por el culo. Mi mujer metió uno de sus dedos en el coñito que acababa de estar vacío. Me iba a correr. Había llegado al punto sin retorno y me vacié en el culo de mi cuñada, al notarlo la muy cabrona cogió la mano de […]

  • Con dos chicas en la playa nudista

    Mi polla empezó a engordar, ¿quieres que lama tu picha para que se ponga contenta?, si lámeme toda la verga zorrita, se la metía toda en la boca hasta darle arcadas, esa polla tiene que estar bien húmeda y la quiero en mi culo, la saqué de la boca de Marta y derechita al culo […]

  • Mi culito virgen

    La estocada fue brutal e hizo salir un alarido de mi garganta. Mis lágrimas salían a borbotones y con la boca abierta sin poder articular palabra, me preguntaba que estaba haciendo yo allí. Luego con  el violento mete y saca del cabrón el dolor remitió un poco y hasta pude adivinar un poquito de placer […]

  • Doble penetración salvaje

    Al poco tiempo yo vuelvo a cogerla por atrás esa vez. La cogía muy fuerte y ella gritaba que le gustaba y le decía a su marido como le gustaba lo que le hacía. Después me puse en la cama boca arriba y ella se puso encima de mi. Verla cabalgando así sobre mí me […]

El azote erótico es una práctica que se nutre de varios aspectos ya que además de incorporar un juego mental de por medio, incorpora el asumir determinado rol y el tener toda la disposición del mundo para que lo que aquel dolor implícito en una palmada con fuerza en el culo pase a convertirse en fuente de placer.

Nos encontramos entonces, ante una categoría bastante reveladora que pretende más que nada poner al alcance de todos lo erótico que puede ser aquella variante del fetichismo que contempla los azotes y el spanking. Con una parte bastante física de por medio, la verdad es que para que todo pueda darse de una manera satisfactoria es importante construir un vínculo emocional entre los participantes que de alguna forma garantice que estas sesiones serán verdaderamente aquel deleite que surge con facilidad cuando estas se imaginan en la mente.

He sido mala: ¡Azótame!

Una mano desnuda, una fusta de montar a caballo, relajación, excitación, vergüenza y muchas veces hasta amor, configuran una práctica con miles de años de historia que deja ver que no es para nada nuevo, aquello de vivir situaciones intensas que conduzcan a encontrar placer donde otros únicamente encontrarían dolor.

El clima de intimidad que se da en estos encuentros, es de entrada un gran cautivante, recibir órdenes y más que nada dejar de reprimirse ante la idea de causar temor en el otro, ocurren cuando se derriba lo que es simplemente un polémico tabú pero que a fin de cuentas se encuentra bastante presente en la sociedad.

Puesto que no todas las personas encuentran seductor el llegar a erotizar un castigo, el sector de la población que realmente se encuentra dispuesto a estas prácticas insiste en lo intensas y gratificantes que son, y que mejor prueba que la recopilación de historias que se exponen en este apartado.

Morbo, fantasía y perversión

Jóvenes, Milfs, parejas hetero, amigos y hasta familiares lejanos y cercanos, todos de una forma u otra podemos vernos inmersos en lo que tanto si se busca o se da por casualidad, demanda el tener unos cuantos conocimientos base para llegar a la cúspide del deleite.

La respiración, un gesto, una palabra, pero ante todo el deseo y el asegurar que todo sea voluntario llevan a querer explorar y a permitirse que todas estas escenas puedan convertirse en momentos inolvidables.

Tanto con instrumentos como sin ellos, todas estas prácticas son llamativas por la seguridad al desempeñarse que hay de por medio, por supuesto, también por esa especie de entrega y abandono al ceder ante las demandas de otro encontrando en ello un goce mayor que el que se despierta con los encuentros sexuales tradicionales. Así pues, todo está dispuesto para la complacencia que emanan estos fetiches.