Vivir en la barriada (II).

Me desperté con las imágenes de la noche anterior en mi mente y un solo pensamiento dominaba mi cerebro, acercarme a don Lucas para poder follarme a sus hembras, al salir a la calle me encontré a don Lucas dando directrices acerca de lo que había que hacerse en la casa para que estuviera mejor, Graciela y Lucia ya se habían marchado a trabajar, Rosita Amaneció indispuesta y no iba a ir a clases, Miguelito y Carlitos salían en ese preciso momento a clases por lo que solo se quedarían Mariana y Rosita y, oyendo todo esto salude a don Lucas ofreciéndole mi ayuda como un buen vecino, cosa que con cierto recelo acepto, Mariana todavía llevaba su ropa de dormir y a través de esta se podía apreciar una adorable figura de mujer madura a Rosita no la vi., me disculpe para irme a casa y poder regresar bañado y listo para trabajar , cuando regresé ya Mariana se había cambiado, estaba con una blusa abotonada por delante y una falda de tela suave, que se le pegaba en su cuerpo, manos a la obra dije, y empezamos por limpiar primero en la pequeña salita y ahí comencé a sacar conversación llevándola al tema de mi interés, -es usted muy linda- Le dije hablando algo bajito pues no sabía si Rosita estaba despierta o dormía aun, ella me contesto –La belleza no lo es todo en la vida antes bien, puede atraer mucha infelicidad –

– no lo creo así pues un hombre que aprecie la belleza y la dulzura en una mujer la trataría como una verdadera joya – Se quedo pensativa para ripostar

– eso es difícil porque los hombres solo buscan saciar sus instintos sin importarle las sensaciones de su pareja.

-Eso no es así no todos los hombres somos iguales, cada uno tiene su modo de hacer las cosas,

-bueno yo no podría opinar acerca de eso porque solo he conocido a un hombre en mi vida y……- se quedo callada intuyendo que había hablado de mas, dio unos pasos adelante, a través de la faldita que llevaba se podía observar su calzón que le cubría apenas la mitad de cada nalga dando un espectáculo que hizo que mi polla reaccionara, ella echo la mirada hacia atrás para pedirme un cepillo de limpiar e inmediatamente observo el bulto que se estaba formando en mis pantalones di la vuelta para tomar el cepillo y alcanzárselo al volver mire que estaba ligeramente inclinada con sus nalgas algo levantadas haciendo su labor, me acerque con las intenciones de restregarle mi paquete entre sus nalgas y así lo hice ella sintió mi protuberancia y quiso apartarse pero la posición en que estaba se lo impidió apreté con un poco de fuerza para que la sintiera mejor y me retire al instante ella quedo algo nerviosa pero siguió con su labor, cuando hubo terminado lo que estaba haciendo me dijo que tenia que ir al mercado a hacer las compras para el fin de semana que se avecinaba y tardaría unas dos horas que era opción mía si seguía trabajando o esperaba a que ella volviese, le dije que continuaría por unos minutos mas y después volvería cuando ella estuviese ya que era muy agradable trabajar con una mujer bella como ella, se sonrojo y se retiro, la idea mía era dejar todo arreglado para trabajar lo mas cerca posible de ella y así poder estar rozándola y calentadola con mi platica, salio al mercado, me dirigí a lavarme las manos cuando vi acostada a Rosita, estaba boca abajo, su pierna izquierda salía de entre las sabanas hasta la altura de su calzón, mi pinga volvió reaccionar, me lavaba las manos cuando rosita me dijo que se iba a bañar y por mientras le quitara unos objetos que eran un estorbo en el patio, esto era algo que no me llevaría ni cinco minutos pero hice larga la tarea para poder verla salir del baño, se estaba terminando de vestir cuado entre a la casa, se había puesto un vestido de una sola pieza con cierre en la espalda me ofrecí a subirle el cierre pero ella busco un pretexto para decirme que no, que le daba corte pues nunca había estado a solas con un joven y que por el lugar donde vivían se le hacia difícil entablar conversación con alguien y menos en esas condiciones, le dije que no tuviera desconfianza que sus padres habían confiado en mi y ella también podía hacerlo, no se pudo subir el cierre y continuo con sus zapatos, un poco mas distencionada con las palabras que le había dicho, entonces me coloque detrás de ella y le volví a ofrecer mi ayuda con

el cierre, esta vez acepto yo me recree viendo su hermosa espalda de un color aceitunado lindo y el elástico de su blumer que protegían un par de poderosas nalgas casi tan grandes como las de Mariana, aunque esta no fuese hija de ella parecía que se las había heredado, tome el carrito del cierre haciendo presión sobre su trasero ella arqueo la espalda y levanto un poco las nalgas, moví mis dedos entre el canalito donde empiezan las nalgas y dije parece que esta atorado (esto era mentira ) –Que contrariedad- Dijo ella, entonces con la otra mano extendida la pose sobre sus posaderas jalando el vestido hacia abajo restregando mis manos en sus nalgas –es esto necesario- Dijo en un tono un poco proteston, le dije que si, que era para que corriera mejor el carrito, se quedo quieta parándose fuertemente al empuje de mis manos, mientras subía lentamente el cierre le pregunte si tenia novio me dijo que no que ni siquiera sabia besar y le daría pena no hacerlo bien la primera vez, la aconseje diciéndole que no se preocupara que se dejara llevar por su cuerpo e hiciera lo que su cuerpo le pidiera – no se en este cuerpo mío a veces tengo sensaciones que no puedo controlar, es un cosquilleo por todas partes que hacen volar mis manos a todas partes de mi y no creo que se buena idea lo que me dices- Bueno eso es porque ya eres toda una mujercita y la naturaleza te doto de un maravilloso y lindo cuerpo tu eres muy bonita –

-De veras crees que soy bonita –

-Claro si hasta me dan ganas de abrazarte para sentir tu lindo cuerpo,

-ay no te creo eres muy bromista- Di un paso adelante buscando como colocarle mi paquete propiamente entre las dos nalgas cruzándole los brazos por delante y apretándola fuertemente contra mi bulto, ella dio un leve suspiro, restregó sus nalgas contra mi paquete y al instante dio un paso adelante apartándose de mi, girando para ponerse de frente con la mirada fija en mi entrepierna donde el promontorio era ya inmenso –Que es eso que tienes ahí- me dijo,

-Esta es la mejor muestra de lo linda que eres Le dije agarrandome mi tranca por encima del pantalón, sus ojos parecían salirse de sus orbitas estaba temblorosa, trémula –pero yo no se que es eso – A poco nunca has visto un hombre desnudo – Bueno yo no lo he visto de frente y tan cerca de mí y me da mucha pena- Dijo mintiendo, le seguí el juego,

-bueno cuando a un hombre le gusta una chica esto que tenemos entre las piernas empieza a crecer y entre mas nos gusta mas crece y lo demostramos apretándonos contra el cuerpo de esa chica así ven di unos pasos adelante para posar mi bulto en la entrepierna de ella que no se movió la agarre de las nalgas con mis manos extendidas y jalándola fuertemente la apreté contra mi verga que ya esta a punto de reventar, ella sintió toda mi extensión a través de nuestras ropas y empezó a suspirar fuertemente y a decirme lo bien que sentía me moví hacia la izquierda y la derecha una y otra vez hasta sentirla jadear, ya la tenia a mil le deposite un beso en la boca y ella se dejo llevar por mi, y le di entonces el beso mas lujurioso que podía, reacciono retirándose un poco turbada, diciéndome que no sabia lo que le pasaba que nuevamente tenia ese cosquilleo por todo su cuerpo, le tome la mano y la conduje hasta mi verga por encima del pantalón ella se quedo extasiada y dejo su mano ahí, le tome nuevamente la mano para enseñarle como moverla, esta aprendió al instante, dirigí mi mano al borde inferior de su vestido tomándole sus desnudos muslo los cuales temblaron al contacto de mis manos e inicie mi camino hacia arriba, hacia su chocho, ella separo las piernas lentamente sin soltar mi verga por encima del pantalón, cuando hube llegado al tesoro virginal este ya estaba completamente encharcado, con toda mi mano me apodere de ese tesoro apretándolo impúdicamente, sacando un suspiro tembloroso de su garganta, con mi otra mano me desabroche el pantalón, ella me los bajo junto a mis calzoncillos saltándole mi verga casi en su cara – ¡ay que cosa tan enorme! – exclamo sin decidirse a tomarla entre sus temblorosas manos, le levante el vestido y coloque mi falo entre sus piernas y contra los labios de su conchita sin quitarle el calzón, ella se pegaba contra mi lo mas que podía, la hice cerrar las piernas, la humedad proveniente de su conchita había invadido la parte alta de estas y el calzón estaba empapado de sus jugos, lleve mis manos hasta su trasero metiéndolas por la parte de arriba de su calzón para tomar esos enormes globos de carne con cada una de mis manos y, atraerlas hacia mi con fuerza, haciéndola moverse

de un lado a otro teniendo como eje mi mástil entre sus piernas, se comenzó amover como una loca, escurrí las dos manos hacia el canal que formaban sus nalgas y hundí cuatro dedos de cada mano hasta el fondo de la raja del culo para desde ahí querer separárselas estirándole el esfínter, esto la aloco mas, estaba resoplando, gimiendo, aullando, moje uno de mis dedos con su humedad e hice presión en su arrugadito culo, se quedo paralizada –

-¡oh, oh, oh, que rico, pero que cosa es esta dios mío! Cuando tenía la puntita del dedo dentro de su culo volvió a moverse con más desesperación –

– jjjummmm ayyyy ay que rico ahhhh ahhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhhhmmmmmm- se había corrido en orgasmo fortísimo, quedo tambaleándose con las piernas desmadejadas y mi tranca restregándole los labios de su anhelante concha, sin dejar de abrazarla le quite el vestido y el sostén para darle una buena chupada de tetas, la reacción fue inmediata, nuevamente comenzó a moverse como una locomotora descontrolada sobre mi riel, saque mi dedo de su culo para poder bajarle el calzón con mis dos manos, ella protesto porque había sacado mi dedo de su culo, la silencie con un beso en la boca, para después seguir quitándole el calzón, ya sin ropa completamente, la hice caminar hasta su cama donde la senté en el borde y agachándome entre sus piernas bese sus rodillas para ir subiendo con mis labios recorriendo toda la extensión de sus muslos, ella se convulsionaba violentamente levantando las nalgas y jalándome de la cabeza en dirección de su concha, pero yo quería tomarme todo el tiempo del mundo al recorrer este camino,

-ahh ahhhy hummm, mmmmm besame mi cosita por favor besamela por el amor de dios hazlo hazlo ya- Sorbía cada centímetro de la virginal piel de la chica, al llegar al pegue de sus nalgas, con los dientes raspe delicadamente su piel a la vez que con la lengua iba recorriendo el sitio previo por donde pasarían los dientes, me agarro fuertemente de la cabeza y me hundió en su monte de Venus hasta casi ahogarme, elevo sus muslos para ponerlos sobre mis hombros, rodee sus muslos con mis brazos metiendo las manos por delante hasta alcanzar sus labios virginales, los separe un poco y pase mi lengua muy pero muy lentamente recorriendo uno por uno toda la extensión de estos, enloqueció totalmente, embestía mi cara con sus movimientos de cintura, ¡ooooohhhhhhh! ¡oooohhhhhh! Dios miio que lengua tan divinaaaaaaaggggmm , ¡oooohhhhhh! ; un torrente de jugos salieron del interior de su vagina escurriéndole hasta el orificio del culo, lo que aproveche para dejarle ir un dedo entre el culo, ¡ayyy! ¡ayyyyyyyyyyyyyyyyyymmmmmm! ¡que deliiiiiiciaaaaaaaaaa! Me embestía fuertemente con su chocho la cara como queriéndome aplastármela a chochazos se había venido en orgasmo mas fuerte que el anterior, disminuyo el ritmo de sus movimientos mi verga me pedía que le diera alivio, creía que la chica parecía ya no iba a responder pero que equivocado estaba , pues al incorporarme y pasarle la lengua por el ombligo para después continuar hacia arriba buscando sus pezones aumento pausadamente la respiración y se retorcía como una serpiente, para el llegar a sus pezones estar nuevamente resoplando y gimiendo pidiendo que la penetrara ya había pasado hora y media desde que se fue mariana al mercado, y si desvirgaba a rosita en ese momento no iba a poder disfrutarla plenamente así es que decidí que solo le iba meter la cabeza de mi pene sin romper su himen por el momento, tome mi verga con una mano me coloque de pie en medio de sus piernas se la levante poniéndolas sobre mis hombros y empecé a restregar mi garrote por toda su raja desde la parte superior hasta la raja del culo mas allá de su ano haciendo presión sobre este como con las intenciones de meterlo así me estuvo por unos minutos prolongando al máximo el placer de ella y mío cuando sentí que me venia coloque la cabeza en la entrada de su cueva haciendo presión sobre sus labios ella se empujaba hacia delante al encuentro de aquel ariete; pidiendo que se la clavara toda los labios por fin se separaron dando entrada a la cabeza ,

-¡ay! ¡ay! ¡oh! ¡oh! Se quejo cuando toda la cabeza había sido absorbida por su estrecha y virginal conchita, me jalo de las nalgas queriéndose clavar en mi verga pero me retire un poco para controlar la profundidad de la penetración y empecé a bombear de atrás para adelante

-¡que rico! ¡que ricoooooooooo! ¡hummmm! Se movía a mi ritmo gimiendo pidiendo que la traspasase toda y

o empujaba hasta que sentía la barrera del himen y luego retrocedía hasta casi sacarla por completo ¡Aaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyy! ¡hhhhhhuummmmmmmmm! ¡agggggggggggrrrrrrrrr! Se estaba viniendo por tercera vez, aumente la velocidad de mis embestidas, me ayude meneándomela con las manos y ¡ahhhggggggrrrrr! Un torrente de leche salio de mi pene llenando totalmente el espacio donde se había estado moviendo la cabeza de mi verga y derramándose por los bordes de los labios de su aun virginal conchita hasta llegarle al hoyo del culo ella se con la respiración alterada sobre la cama, recuperándose, le di un beso en la boca y le dije que regresaría pues su madrastra volvería en unos pocos minutos no sin antes prometerle que lo mejor estaba por venir que ya nos las arreglaríamos para repetirlo y mejorarlo, estuvo de acuerdo.

Continuará

Autor: ceramilop

ceramilop ( arroba ) yahoo.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *