LA SEÑORITA X (EL COMIENZO) Segunda Parte.

senorita x2

Recomiendo leer primero la Parte 1ª de La Señorita X

Como dije en la primera parte de “el Comienzo “No volví a ver a la señorita X, como mi hermana, y continuo con la inolvidable noche de ese 24 de diciembre.

Después de esperar un tiempo razonable y tratar de acomodar mi cabeza que me daba mil vueltas de excitación y morbo, bajé las escaleras y me volví a instalar en la fiesta justo atrás de la barrita del bar, ¡claro! … con la intención de observar las ricas piernas de la señorita x sentada a unos tres metros, Con aquella capacidad que tienen ese tipo de hembras que uno no puede saber que vengan de una sesión de sexo. Me percate que mi primo se quedo con las pantaletas de encaje por lo que no llevaba nada debajo de esa falda, más que el liguero. Me quede disfrutando del riquísimo cuerpo de la señorita x con su pelo rubio, sus labios rojos, unas piernas muy bien torneadas, para nada flacas y una ricas nalgas paraditas, excelente forma para una mujer de 19 años. Obvio el novio oficial quiso sacar provecho y solo unos besitos y caricias en las piernas de la señorita x. Le agradezco sus intentos por que solo provoco excitarla de nuevo. Yo observaba como miraba la señorita x a mi primo, pidiendo mas caña, pero mi primo estaba ocupado en su noviecita oficial, y el novio seguía haciendo su mejor esfuerzo por la vía del alcohol empujándole más vino Asti espumoso, por lo que alguien además de mi se dio cuenta y la empezaron a sacar a bailar y en las vueltas y los roces se hacía más evidente que ya estaba borrachita y los demás aprovechando con algunas caricias. Yo por mi parte empezaba esa noche mi carrera de voyerista mimetizándome en el bar de una manera casi perfecta, Al ver esto mi tía me dijo “ hijo ya es tiempo que se vayan a casa” Y me encamine a ir por la señorita x a la pista, ella quería seguir bailando y como buen puberto, me resistí y le dije “ te espero en la puerta, ¡vámonos!, mi tía hizo el resto y me la entrego en la puerta de la calle, le abrir la puerta del coche y cuando se sentaba le dije “que bonito liguero traes” hizo una mueca de sorpresa, pero cuando me subí al auto, sonrió con una cara cachondisima y me contesto “ te gusta!!!!. cruzo las piernas subiéndosele la falda, la señorita x estaba como nunca, como loca… super cachonda, tan pronto estábamos fuera de la vista de mi tía como a dos cuadras, le puse la mano en la rodilla y lejos de quitármela me empezó a acariciar lo bellos de mi brazo, así que continúe acariciando sus piernas, más, le pedí que subiera su cristal por aquello si le daba el aire, no seria bueno llegar en malas condiciones. Yo me concentre en acariciar sus muslos hasta donde terminaban sus medias, entonces se acostó poniendo muy cerca su cabeza de mi pene, mi primera reacción fue bajarle la falda pero era inevitable que le subiera así que empecé con las yemas de los dedos acariciándole su ricas nalgas, empezó a ronronear como gata, y con esto mi siguiente comentario que cayó como bomba fue que le dije “que sexys pantis traías hoy” contesto dándome una pequeña mordidita a mi pene, y desde ese punto empecé a manejar como a 20 km/hr.y con su voz más sexy me contesto “te gusto lo que viste” respondí “tu secreto esta seguro conmigo”, y cerro con un “gracias guapo”. En fin, el trayecto se me hizo eterno me fui por la lateral de viaducto hasta la casa en Chapultepec, y ella simplemente se dejaba hacer, hasta que un comentario hizo que mi pene brincará, cuando se refirió a que el liguero y las medias y las pantaletas se las había tomado prestadas a mama, para mi difícil de creer, no conocía esa faceta de Mom, solo me quede cabildeando su forma de vestir tan femenino y elegante a la vez,. Llegando a la cochera se incorporo y tomo mi pene con su mano por encima del pantalón y me dijo que estaba prendida. Le baje la falda y de dije que no nos podíamos quedar en el Atlantic (mi auto). Por lo que me baje y cuando le abrí la puerta pude ver su sexo rápidamente, para esa época con vello púbico, en voz alta dijo “ no puedo creer que no sepas bailar, pero ahorita lo arreglamos” como para justificar que nos fuéramos al sótano a seguirla, tan solo entramos en la casa y me ordeno que fuera por otra botella de Asti, mientras ella ponía ponía música, tan pronto llegue al sótano con la botella, ella había desaparecido y pensé hasta aquí quedo esto. Espere unos 2 minutos cuando me pare a pagar todo, escuche sus tacones en las escaleras de madera y escuchar ese hermoso ruido de unos buenos tacones, levanto una ceja y me dijo que esperas sirve las copas, y pon algo para bailar, sin embargo, algo tenia que no pude descifrar al momento, cuando le entregue su copa en el sillón me percate que se cambio los tacones por unos mas altos de Mom tacón de aguja. Se tomo la copa y me comió con la mirada viendo directo a la entrepierna, y volvió a levantar la ceja, en ese momento se levantó y empezamos a bailar, una, dos tres melodías, cada vez mas cerca y cada vez mas descarados en las caricias, y empecé a sentir el contorno de su pantaleta tipo bikini…¡espera! Pero si no traía, y besando mi oreja mi dijo, me cambie los tacones y le robe otra a Mom, esta te va a encantar, loco de morbosidad le di vuelta, la pare junto a un espejo de cuerpo completo y le levante la falda, claro totalmente transparente, de hecho, ya la había visto en el baño de la recamara principal en el cesto de la ropa sucia. En ese momento abrimos una puerta que no debimos haber abierto, y no dimos un beso largo húmedo pero muy pero muy cachondo. En cualquier momento sentí que eyacularía y nos susurrábamos frases muy calientes, inocentes pero cargadas de morbosidad.

Yo “es Jorge tu novio (ósea el primo)”

 Señorita x “no solo es tracción, y cuando podemos tenemos nuestros encuentros “

Señorita X “me gusta tu cuerpo también, así como el de tu amigo Luis”

Aproveche para ir  bajando le cierre del vestido y ver aquella magnifica imagen en el espejo cuando cayo al piso, no podía creer lo sensual que se veía, ya mi mano estaba en su clítoris y ella buscando sacarme el pene del pantalón, como pude me saque mi bóxer y mi pantalón, ella empezó muy tranquila acariciándome muy huevos con sus uñas, para luego jugar con las mismas en mi glande, no cabe duda, era toda una maestra. Me dijo frases muy confortantes de mi pene y cuando se agachaba para chupármela la detuve y le dije “tranquila” ¡ohhh! que error cometí, así que tuve que pagar mi osadía dándole yo sexo oral, ¡que rico! que manjar, húmeda, sus pequeños gritos me excitaban mas, solo le pedía un poco de silencio y seguía en lo mío, creo que tuve entumida mi lengua por días, pero valió  la pena por aquella corrida tan sabrosa, y en cambio cuando se paró para masturbarme con solo ver su imagen en el espejo con los tacones de mama de aguja rojos, las medias negras, el ligero de encaje y sus tetas al aire, me vine en menos de un minuto.

No despedimos de un beso cachondo, me dijo al oído, mañana no me acordare de nada, y no pidas mas favores, recogió su vestido del piso, y tras mi sorpresa así se fue hasta su cuarto, Yo apague música recogí botella y limpie lo que pude y me fui a mi cuarto.

Vaya 24 de diciembre.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

18 votos
Votaciones Votación negativa