EN EL HOTEL

Por fin despues de mucho tiempo de estar juntos estudiando me pidio que fueramos a un hotel.

Llegue a la habitación del Hotel. Estaba dispuesta a tener una noche a algunos horas inolvidables con un compañiero de estudio que despues de 5 meses de estar compartiendo algunas tardes después de clase decidió llevarme a un hotel. Antes de seguir con mi historia déjame describirme. Soy una morena aunque algunos me dicen negra, de algunos 1.5 m, tengo unas nalgas bien formadas con una cadera ancha la cual llama mucho a la atención de los hombres. Unos senos pequeños y redondos y mi pelo es rizado que me cae hasta el hombro. Con todas estas caracteristicas y de que me gusta vestir bien es suficiente para que cuando estoy por la calle los hombres se vuelvan locos. También tengo que decirles que soy nueva en el mundo de la infidelidad consentida. Solo he tenido sexo con un hombre(mi antiguo novio) que no sea mi esposo( claro con su consentimiento)

Mi compañero de estudio, Félix (as se llamara aquí) se intereso en mi cuando un día llegue a clase con un pantalon khaki bien ajustada a mi cuerpo. Ese día hasta mis amigas me piropiaron. Estabamos en el aula y el me miro de una manera que me dejo algo pensativo. En ese momento salimos de clase y como siempre nos quedamos a tomar cevezas, hablando y cherchando, el me mando a buscar las cerveza por simple razón que quiera ver como me viera por detrás. Cuando regresé su amigo me puso el vaso en el piso para que yo bajara a cogerlo. Yo le segui el juego y me abaje lentamente a coger el vaso. Mis nalgas quedaban en frente de el y cuando me sente él me “que maldito cuerpo tienes Yani,” “y ese pantalón te queda espectacular.” Solo sonríe, me senté y continuamos charlando. Paso eso y pasaron varios semanas y este me saludaba y no me quitaba los ojos de encima. Me gustaba esta atención y se lo conté a mi esposo. El me dijo que tratara de seducirlo. No tuve que hacer mucho. Solo me sentaba a su lado hacia las tareas con el y un día, después de crear la confianza, me dijo me le gustaria llevarme a un hotel y le dije que esta bien. Bueno ahora seguiré con la parte interesante.

Al entrar el hotel, el pidió una cerveza y me echo un poco pero ya no querria beber mas. “No es bonita la habitación,” le pregunte. El me contesto levantándome del sofá donde estaba sentada, me agarro por la cintura y me dio un tremendo beso. Era un beso apasionado donde yo sentia su lengua larga en mi boca y se la agarraba con mis labios y se la mamaba. Con este beso sentí como todo mi cuerpo experimentaba sencaciones que me hizo temblar, me excito tanto que sentí como un chorro de liquido salia de mi vagina. Estaba empapada y tuve un orgasmo con solo un beso. Esto me aterorizo y lo detuve actuando con hipocresia, “No puedo hacer esto”, le dije, “no puedo hacerle esto a mi esposo, siempre le he sido fiel y no va ser ahora que empesare a hacerlo”. “no va a pasar nada”, dijo el.

“como que no va a pasar nada si ya esta pasando. Ese beso tuyo me tiene sin fuerza. Por favor vamonos”, le rogue. “No pasara nada porque tenemos la ropa puesta”. “Si pero por favor no me beses mas”. Se me acerco y me dijo, ” No puedo resistirme.”

Continuamos besando, pero ahora con mas fuerza y más lengua. El tocaba mi cosita por encima del pantalón y sintió lo cuanto empapada estaba. Me tiro en la cama, donde me paso su lengua por mi ombligo provocando que mas liquido se desprendiera de mi cuerpo. Me quito el pantalon y bajo mis panties y metió un dedo con mucha delicadesa y empeso a moverlo en forma circular. “ahh, me gusta mucho lo que haces,” gruñí mientras que yo no paraba de venirme. El saco su dedo de mi cuevita para luego sentir como su lengua se deslizaba por mis rajada, sentía como mi clítoris aumentaba de tamaño por tanto placer. Mi leche me escoria de entre mis piernas y el chupaba y bebía todo lo que salía de mi vagina. Me mordía los labios de mi cosita con su boca peludo. Yo nunca había tenido tanto satisfacción en mi vida. Después de un rato decidí que era mi turno.

Lo detuve y me levante de la cama pegada de el con la boca. Le fui bajando el ziper del pantalón y saque su pene. Para mi sorpresa era pequeño. No lo voy a negar, me sentí un poco decepcionada que lo tuviera mas pequeño que mi esposo(el lo tiene normal de 16cm). Ni modos me dije, olvide de su tamaño y me baje a mamarselo, me puse de rodilla en el piso coji su pequeño miembro con la mano y lentamente me lo lleve a la boca. El tenia un pene pequeño y delgado pero su cabeza com

pensaba por su tamaño. La cabeza era grande mas que el doble el de mi esposo y parecía un verdadero hongo. . Le puse la lengua de abajo hacia arriba. El me agarraba por el cabello fuertemente y esto tambien me gustaba porque me hacia entender que yo lo controlaba. Me encanto chupar esa cabezota, adore ese penecito porque cabia todo en mi boca y no sentia que me ahogara con el. El no aguanto mucho, me detuvo y se puso un preservativo. Queria ponerme abajo pero no le deje. Yo le sente en la orilla de la cama y me baje lentamante sobre su pene, sentia como su cabezota estiraba la boca de mi cueva. Cuando sentí que lo tenia todo adentro empese a moverme de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo a la vez besandolo como si era la unica vez que lo iba hacer y no queria perder la oportunidad. Sentia como la cabeza empujaba contra la pared de mi vagina, acomodándose. Nunca me habían estirado así. Esto se me excito aun mas y empecé a moverme más rápido y sentí como un frio acompañado por un calor pasaba por mi cuerpo, fue una sensacion de que iba a explotar!. Le agarre la cabeza y la pegue contra mi pecho y hice mi ultima movida y los dos chorriamos juntos. Descansamos un rato, hablando de cosas mundanas acariciándonos y dándonos besitos.

Esto no tardo en calentarse de nuevo y se puso a mamarme la tetas. El lo hacia como nadie, los mordia los jalaba con los labios lo que provoco otra descarga fuerte de mi panocha. En ese mismo momento el bajo a mi toto y se bebio toda la leche que habia bajado. Yo estaba casi llorando de todo el placer. Mis piernas me tracionaban y se quedaban flojititas. Mi corazon y alma querian salir. “Oh dios, ah ah ” su lengua hacia que perdiera la verguenza y que gritara y me quejaba como nunca. Me di la vuelta en la cama para alcanzar su pene. Lo atrape con la boca y el me aprieto la cabeza con su pierna. Lo chupaba y le pasaba la lengua lentamente de abajo hacia arriba cuando llegaba a su cabeza lo chupaba como si era un mango.

Después de un rato, me levanto en una posición de 69, pero el sentado en la orilla de la cama y yo quedaba con los pies y nalgas al cielo. Mi panocha quedaba abierto justo a su cara. Deslizaba su lengua por toda mi rajita causándome escurrir mas liquido. El le daba mucho a mi clítoris con su lengua larga, sentía como su lengua alternaba entre salir y entrar mi rajita y lamer mi clítoris. Después de un rato me bajo lentamente , me tendió sobre la cama y se puso un condon. ‘ Ah Yani’ dijo el colocándose entre mis piernas para luego ir metiéndolo lentamente, luego alzó mi pierna derecha y empeso a moverse furiosamente. El lo sacaba entero antes de meterlo de nuevo y cada vez que entraba sentía como me estiraba a lo máximo. Solo se escuchaban gruñidos, quejas y PLOPs cada vez que la cabeza entraba con fuerza. Yo sentía mucho placer nunca me habían estriado así. Sentía como mi vagina agarraba su cabeza y lo apretaba.

“ay yani, yani” el gemia, mientras yo grunia “ay Félix, ay”

El me aprieto el cabello con tanta fuerza que creia que me iba a arrancar la cabeza. Sentia como todo su ser estaba dentro de mi, sentia como el se venia y como yo tambien me descargaba. Nos venimos y caímos sobre la cama. Quedamos allí solo un rato luego nos vestimos y me trajo a casa. El preocupado porque duramos mas de la cuenta y tenia miedo de que me hará mi esposo y yo feliz de la vida porque sabia que me esperaba en casa.

Cuando abrí la puerta de mi casa me di cuenta que mi esposo me estaba esperando y ya lo tenia parado. Ni cerré la puerta bien cuando empezamos a besarnos, el se sentó en la silla y hizo que me sentara encima pero de espalda. ‘Diablooooo maldito’ yo me paraba y me sentaba ‘ah ah ah’ mi esposo me agarraba por la cintura y me lo metía todo hasta los cojones sentían que querían entrar. Sentía como mi esposo tenia las piernas mojada de mi leche y esto hacia que la excitación fuera acumulando cada vez mas. Yo seguía con los movimientos pero de forma circular guayandome encima de su trozo, mi esposo y yo no aguantábamos mas y ambos nos venimos. El con una mirada feliz en su cara. Esa fue una noche maravillosa de mucho placer. Esto prometía muchas aventuras mas.

Espero que les gusto esta historia, verdadera. Quiero escuchar sus comentarios. Esta vez trate de poner un poco mas detalle pero no soy escritora. Quizás la próxima. Bye.

Autor: Fineida

fineida76 ( arroba ) yahoo.com

¡Comparte!

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *